window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-125503861-2'); setTimeout(“ga(‘send’,’event’,’Ajuste de Tasa de Rebote’,’Mas de 25 segundos de permanencia’)”,25000);

Tu talón no se cura. Baxter lo sabe

/, Dolor crónico/Tu talón no se cura. Baxter lo sabe

Tu talón no se cura. Baxter lo sabe

Tu talón no se cura

 

Ya te he contado que el motivo más frecuente de dolor en el talón suele ser la fascitis plantar. Un dolor molesto que desde que apoyas el pie en el suelo por la mañana al salir de la cama no te deja vivir.

 

Lo habitual es que se resuelva en pocas semanas. Pero a veces no se va ni a palos. Puede ser que esa fascitis ya no sea tan fascitis (inflamación de la fascia) y se esté convirtiendo en fasciosis, un proceso con tendencia a la cronificación. Pero tranquilo, eso no significa que no pueda curarse.

 

Lo menos agradable es que estemos insistiendo en que se trata de una fascitis que se ha vuelto crónica y ahí se acabó todo.

 

Puede no ser así.

 

Porque muchas fascitis plantares tachadas de crónicas pueden ser otras cosas que se han pasado por alto (ver aquí). Y quizás una de las lesiones que más confunden al médico y más atormentan al paciente es la Neuritis de Baxter.

 

¿Qué es la neuritis de Baxter?

Hace ya un tiempo un colega anestesista me comentaba que le dolía mucho el talón y que curiosamente le había empeorado con unas plantillas. Ya no podía más.

 

Me tomó poco tiempo hacer una buena exploración y…voilá! Compatible con una neuritis de Baxter.

 

La neuritis de Baxter es el resultado de la compresión de una ramita nerviosa a nivel del talón.

 

Se llama así por el médico que la describió, el Dr Baxter.

El nervio afectado es una de las ramas que da el nervio plantar lateral. En concreto la primera rama. A veces a esta rama nerviosa se le llama nervio de Baxter, pero no es lo correcto.

 

Ramas nerviosas en la planta del pie. LPN es el nervio plantar lateral. La primera rama que da es el mal llamado nervio de Baxter. Tomado de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2335296/

 

Tal y como comenta el doctor Patrick DeHeer, los estudios sobre el dolor en el talón señalan constantemente que alrededor del 85 por ciento de los casos van a responder a tratamientos sencillos. Nada invasivo ni cirugía (referencia). Es decir, que se estima que 85 de cada 100 dolores en el talón se eliminarán con los tratamientos habituales.

 

Pero cuando se trata de casos que no responden, uno debe considerar la posibilidad de una neuritis de Baxter antes de continuar con cualquier terapia más invasiva.

 

La neuritis de Baxter generalmente ocurre cuando el nervio toma un giro en ángulo recto desde el aspecto medial del calcáneo, el hueso del talón.

Viaja por la planta del pie hasta el músculo abductor digiti minimi (un músculito del dedo pequeño del pie).

El nervio viaja entre los músculos abductores del hallucis y quadratus plantae en la cara interna del hueso del talón. Luego se da la vuelta, viajando a través de la cara plantar del pie y termina en el músculo abductor digiti minimi, al que le da su función.

Un lío. Pero saber esto puede hacer distinguir si se trata de una lesión del nervio cuando en algunos casos aparece atrofia en el musculito citado del dedo pequeño del pie.

Los profesionales deben considerar este diagnóstico cuando el dolor de talón no responde a las medidas conservadoras estándar.

 

¿Cómo se presenta la neuritis de Baxter?

Los síntomas específicos de la neuritis de Baxter incluyen:

1. No hay dolor matutino pero hay dolor hacia el final del día. Una anotación personal: a veces el sufridor puede referir que también duele por la mañana pero lo característico en la neuritis de Baxter es que duela más al final del día que por la mañana, precisamente.

2. Hormigueo en la planta del pie por la zona del talón. Más por el lateral interno.

Zona de dolor habitual en la neuritis de Baxter. Más arriba de la típica fascitis plantar pero no debe confundirse con el síndrome del tunel del tarso. Pero muchas veces el dolor es indistinguible de la fascitis plantar. Puede irradiarse.

 

3. Dolor a la palpación del talón, pero hay que saber explorar la zona. En el recorrido del nervio.

El tratamiento inicial suele ser igual que el de la fascitis plantar.

Si los síntomas persisten, se puede administrar una inyección de esteroides en el punto doloroso de palpación en la cara interna del calcáneo.

De hecho mi recomendación es que se haga guiada por ecografía y/o electroestimulador. Sólo así podemos afinar en la localización.

Si responde es buena señal, pero tampoco diagnostica rotundamente ni elimina otras opciones.

A veces existen causas claras de compresión del nervio como puede ser un tumor tipo lipoma (tumor benigno de grasa) que puede verse en las pruebas de imagen. Incluso puede verse la atrofia del musculito del dedo pequeño que te nombré si la compresión del nervio lleva mucho tiempo.

 

Atrofia del músculo abductor digiti minimi. El del dedo pequeño que se relaciona estrechamente con este problema. Tomado dehttps://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2335296/

Pero por lo general, la neuritis de Baxter cuando existe suele deberse a una compresión por las estructuras propias de nuestro pie en esa zona. Algo así como el síndrome del túnel carpiano en la muñeca-mano.

Mi opinión. No todos los nervios atrapados tienen por qué dar sintomatología.

Creo que el cuerpo está diseñado para ser menos frágil de lo que creemos.

Pueden existir factores precipitantes que hagan a ciertas personas más propensas que otras a sentir el dolor.

 

¿Por qué digo esto?

Porque cuando revisas tantas resonancias de la columna (cervical, lumbar habitualmente) y exploras a la persona dueña de esa resonancia no existe una correlación clara. Muchos no tienen síntomas de afectación nerviosa.

Puedes pensar que la columna es una zona donde los nervios están más protegidos que otras partes del cuerpo como el talón del pie. Y es verdad. Pero sigue sin verse en otras localizaciones similares.

O también existen casos de no mejoría tras cirugía de descompresión del túnel carpiano. Incluso tras revisar que la descompresión se ha hecho completamente.

Pero en caso de que todo apunte a una neuritis de Baxter trataremos esa posibilidad, la compresión del nervio y por tanto, la descompresión quirúrgica en caso de que no vaya bien con tratamientos menos agresivos.

El abordaje quirúrgico que utiliza el Dr DeHeer es similar al abordaje que Baxter describió originalmente. Y es el que se suele hacer habitualmente. Es decir, se suele hacer la cirugía abierta abriendo el retináculo flexor que recubre el nervio para así liberarlo.

Después de la operación coloca un yeso y después de cinco semanas el paciente puede pasar a una zapatilla de deporte.

Aproximadamente a las ocho semanas el proceso está curado. El paciente puede volver a la actividad normal con fisioterapia según sea necesario. El estudio de Baxter mostró 85 por ciento de buenos a excelentes resultados.

Confieso que la inmovilización con yeso 5 semanas me resulta quizás demasiado. Pero no es un proceso que suelo operar.

Algunos profesionales experimentados en sonocirugía (cirugía guiada con ecógrafo) realizan una cirugía muy pequeña que libera de igual forma el nervio pero a través de dos pequeñitas incisiones en el pie. La estancia hospitalaria se reduce enormemente. Esto suena bien.

 

¿Y que pasa con los espolones?

El pensamiento popular es que el espolón calcáneo (un pico de hueso que aparece en la radiografía de tu talón) es el que te clavas y te provoca el dolor.

Radiografia del pie. La flecha muestra el famoso espolón calcáneo. Tomado de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5442149/figure/joa12607-fig-0001/

 

Realmente no necesitas tener un espolón visible en una radiografía para que te duela el pie. Y de hecho hay personas que teniendo espolón calcáneo no les duele el talón.

El espolón es el resultado de la calcificación de la inserción de la fascia plantar a nivel del calcáneo.

Personalmente llegué a infravalorarlos en exceso por lo que te acabo de explicar. Pero es cierto que ese crecimiento de hueso puede llegar a comprimir en algunos casos la primera rama del nervio lateral dando lugar a la neuritis de Baxter (estudio).

Ahora lo tengo muy en cuenta y lo contrasto con la exploración. Pero recuerda, el espolón no tiene por que provocar ni fascitis plantar ni neuritis de Baxter.

 

Y pese a todo puede que no sea una neuritis de Baxter

Te he comentado que la neuritis de Baxter quizás es el diagnóstico más interesante e inmediato que se debe considerar si tu fascitis plantar no termina de curarse. Pero también es un error cegarse en este diagnóstico.

No hay pruebas diagnósticas que apunten 100% a que se trate de una neuritis de Baxter salvo los claros casos de compresión por tumores o quistes y espolones que demuestren una afectación nerviosa.

Pero hay otras muchas causas que ya te expliqué en otro artículo.

Y quizás el dolor crónico por sensibilización es algo a tener en cuenta. Pero tampoco hay que llegar a la conclusión de “se trata de un dolor por sensibilización” y ya está.

Ojo con esto.

Créeme que para el médico diagnosticador es una tarea a veces difícil. Pero ahí está la valía del buen médico.

Equivocarse es una opción que existirá en todo aquello en la vida que no dependa de una fórmula matemática validada. No es malo. Es humano.

Pero volviendo al hilo, la sensibilización nerviosa, dolor que tiene que ver más con una protección exagerada de tu cerebro ante el dolor que de un daño en tu cuerpo, es una cuestión que no debe perderse de vista.

Entre otras cosas porque la biología del dolor ha evolucionado más en los últimos 10 años que en todo los años anteriores juntos y aunque todavía falta un poco más, cada día nos acercamos más.

Puede que la base de todo sea alguna lesión de pequeñas fibras nerviosas que no tenemos capacidad para demostrar con pruebas todavía. Puede que se asocie a déficits de nutrientes o vitaminas. En fin. Está por ver.

Pero eso podría explicar el dolor crónico que se puede ver en la fibromialgia o en otros procesos parecidos.


La neuritis de Baxter no deja de ser un diagnóstico de exclusión salvo que haya claros indicios de afectación nerviosa.

Ya ves. El dolor osteomuscular crónico no es fácil de diagnosticar y de tratar. Y sobre todo,

El dolor crónico osteomuscular rara vez se debe a una sola cosa. Es el resultado de una receta de varios ingredientes y sus cantidades influyen. Eso es lo que pienso.

 

 

Por Dra Irene Sánchez de MásQuePastillas

 

¡Únete a nuestra comunidad y recibe gratis mi Guía con las 10 recomendaciones que mejorarán tu salud y tu aspecto en 2019! Probado.

 

 

 

Suscríbete a MQP ahora !!

2 comentarios

  1. Samuel 30/09/2019 17:39 - Responder

    Enhorabuena por el artículo. Muchos médicos, incluidos los que se dedican a patología osteoarticular, desconocen esta patología que muchas veces se resuelve “sin querer”. No obstante es imprescindible su conocimiento para llegar a su diagnóstico.
    Un saludo!!!!

    • Dra. Irene Sánchez 30/09/2019 22:48 - Responder

      Sin duda. Porque solo se diagnostica lo que se sabe. Así que hay que ser humilde ciando las cosas no se conocen, ponerse las pilas y no pasar.
      Gracias.

Deja tu comentario

Usamos cookies para mejorar la experiencia del usuario y para estadísticas del tráfico. Al continuar navegando entendemos que Vd. lo consiente   Estoy de acuerdo