window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-125503861-2'); setTimeout(“ga(‘send’,’event’,’Ajuste de Tasa de Rebote’,’Mas de 25 segundos de permanencia’)”,25000);

Tu intestino y la Fibromialgia

/, Fibromialgia, Noticias, Vida saludable/Tu intestino y la Fibromialgia

Tu intestino y la Fibromialgia

Sobre Microbiota  y Microbioma  te puede hablar mejor que yo una colega a la que admiro por su labor e interés, la Dra Sari Arponen. Pero permíteme hablarte hoy  un poco de ello en MásQuePastillas, ya que nuestro intestino está más relacionado con el dolor osteomuscular de lo que se creía.

¿Qué es la microbiota intestinal?

La microbiota intestinal humana es el conjunto de microorganismos vivos que viven en nuestro intestino (colon).

¿Y qué es el microbioma?

El microbioma es el conjunto formado por los microorganismos, sus genes y las sustancias que producen. Solo en el microbioma fecal humano se han identificado unos 9,9 millones de genes microbianos. Un número que nos dice que estos bichitos deben ser importantes teniendo en cuenta la cantidad y la relación tan estrecha que tienen con nosotros. Te recuerdo que está vivos.

 

Dolor crónico, Fibromialgia (FM) y microbiota

No hace falta que te diga que la FM no se comprende bien.

Se sugieren múltiples hipótesis, entre ellas están las alteraciones de cómo nuestro cerebro y médula espinal “entienden” el estímulo que provoca dolor (a nivel de sistema nervioso central); las alteraciones a nivel periférico, es decir, alteraciones donde recibimos el estímulo  que provocará el dolor (sistema nervioso periférico), y también está la inflamación sistémica (pronto os hablaré de esta).

La cosa es que el diagnóstico de FM se basa en el reconocimiento de un grupo típico de síntomas, siempre que se excluyan otras posibles fuentes de dolor. Algo muy poco fino, por así decirlo.

Los criterios diagnósticos para la FM se basan en síntomas que nos cuenta el sufridor, pero nada se confirma con pruebas de ningún tipo.

Triste e injusto.

Nos faltan formas con las que dejar constancia de la existencia de FM y eso genera frustración entre pacientes y médicos, y se suma a las posibles razones para que se hagan diagnósticos inexactos.

Vamos, que muchos de los que no tienen FM se diagnostican de FM y otros muchos que realmente tienen FM se diagnostican de otra cosa.

Pero como le comentaba hace unos días  a Fina, a través del blog, empiezan a aparecer ventanas de esperanza, y en este estudio que publicó la revista PAIN a mediados de 2019 y del que ya os hablé en la página de Facebook, se da muestra de ello.

 

Empieza por grabarte esto en la cabeza porque puede que en esto se base gran parte de la medicina del futuro:

Existe una relación directa entre nuestro intestino (microbiota intestinal)  y nuestro cerebro al que conocemos como “eje intestino-cerebro”.

 

Lo que se planteó es que si el sistema nervioso central (donde está el cerebro) es donde se le da sentido al dolor que cada uno sufre, entonces es muy probable que el intestino y su microbiota también influyan en el dolor, ¿no? Ya te he dicho que tienen conexión directa (eje intestino-cerebro).

Pues bien, como este estudio refleja, esta hipótesis ha sido respaldada por varios estudios en animales, que han demostrado que,

La microbiota intestinal juega un papel importante en el desarrollo del dolor de varios tipos, incluido el dolor inducido por la quimioterapia, ¡¡¡incluso la tolerancia a los opioides (medicamentos como la morfina, etc) que podemos tener!!! 

 

Se ha comprobado que las personas con FM tienen microorganismos diferentes en sus intestinos comparadas con las personas que no tienen FM.

 

La foto de la izqda es un ejemplo de persona con FM y los tipos de microorganismos que se encontraron en su intestino. La foto de la derecha es un ejemplo de persona sin FM y sus microorganismos. Tomado dehttps://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=94467&fbclid=IwAR0t7KQxMbM8OkNcqqIMGPqj_PWtbKv2V-aIaod2NdyfqbJ057DZH_t_0mE.

 

Y todavía más,

 

La gravedad de los síntomas. Está relacionada con el hecho de que tengan mayor cantidad de unos microorganismos concretos y no otros.

 

Ahora falta mejorar las pruebas para que podamos usarlas y a partir de aquí diseñar dietas especificas, tratamiento con implantes de microorganismos “de los buenos”, etc.

Y tal y como parece que dijo Louis Pasteur

 “El papel de lo infinitamente pequeño en la naturaleza es infinitamente grande” 

No perdamos la esperanza. Estamos cerca y cada vez se demuestra mas que

El dolor crónico no es inventado sino que está facilitado.

 

Por Dra Irene Sánchez

 

 

Suscríbete a MQP ahora !!

Un comentario

  1. Ana 13/03/2020 00:29 - Responder

    Ahí está el futuro Irene. Toda la razón. Gracias por el post

Deja tu comentario

Usamos cookies para mejorar la experiencia del usuario y para estadísticas del tráfico. Al continuar navegando entendemos que Vd. lo consiente   Estoy de acuerdo