window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-125503861-2'); setTimeout(“ga(‘send’,’event’,’Ajuste de Tasa de Rebote’,’Mas de 25 segundos de permanencia’)”,25000);

No te operes de la espalda

//No te operes de la espalda

No te operes de la espalda

2019-07-29T11:23:43+00:0012/Sep/18|Diagnósticos|11 comentarios

Comprendo que el título de este post te deje un poco perplejo considerando que viene precisamente de una cirujana que opera espaldas, pero todo bien explicado se entenderá mejor.

No me refiero a esas situaciones especiales que afectan a la espalda (o columna vertebral) como accidentes de tráfico con daño medular, donde se puede evitar que una persona quede en silla de ruedas, o aquellos accidentes que provocan heridas graves, algunas infecciones, tumores con mala evolución, o incluso escoliosis (desviación de la espalda), situación ésta que en ciertos casos conlleva una deformidad llamativa de la forma del tórax que condiciona la capacidad para respirar, e incluso la de vivir, en algunos niños cuando es grave y viene de nacimiento. Tampoco me refiero a hernias discales que provocan daño de instauración rápida en los nervios que mueven las piernas y la capacidad de controlar la orina o la defecación, etc. (de esto hablaremos otro día). En estos casos ni se plantea la duda. HAY QUE OPERAR. O es más que recomendable.

Cuando digo que no te operes de la espalda hablo de situaciones más cotidianas. Me refiero sobre todo a ese dolor de espalda situado en la región lumbar, subagudo y fundamentalmente crónico, pesado, que no deja vivir sin limitaciones.

¿Y qué es un dolor subagudo o crónico? Pues por consenso, se define como:

  • Dolor lumbar subagudo: aquel que tiene una duración de entre 4 y 12 semanas.

  • Dolor lumbar crónico: aquel dolor lumbar que dura 12 semanas o más.

(Día arriba, día abajo. Es una referencia).

Todo el mundo conoce a alguien fastidiado de la espalda (o incluso puedes ser tú mismo) con las características que he descrito justo arriba, que tras realizarse alguna prueba como una radiografía o más comúnmente una resonancia magnética (RNM) le han comentado que en dichas pruebas se muestra que tiene alguna de estas cosas: protrusiones, hernias, discos degenerados,…y que a partir de ahí le han enviado al cirujano de columna ¿verdad? Pues bien, estos son los casos a los que me refiero, casos en los que si te ocurren mi recomendación es que no te operes, o al menos que no saltes corriendo a la mesa de operaciones. Pero ¿por qué?

La realidad es que más del 90% de las personas sufren o sufrirán de dolor lumbar en algún momento de su vida, dolor que en la mayoría de los casos va a desaparecer o a mejorar en un periodo de tiempo corto, por lo que sólo una minoría de personas entre todas las que sufren dolor lumbar se beneficiarán de la cirugía. Así que se trata de saber esto y no asustarse. Lo habitual es que tu dolor disminuya poco a poco y que con ciertos cuidados puedas vivir sin demasiados problemas.

Pero si tu situación es: “mi dolor ahora ya no es tan fuerte pero llevo meses o años con él y no se va del todo. Tendré que operarme, ¿no?” la cuestión es la siguiente: el dolor de espalda que persiste más allá de los plazos que comenté anteriormente es una situación de difícil manejo si el profesional no lo conoce bien. Puede implicar a la fascia, ser una consecuencia de una atrofia muscular o incluso de una alteración de las vías del dolor. En general, este dolor es conocido como lumbalgia no específica, cuando no se conoce un origen claramente definido. Aunque poco a poco nos vamos acercando.

Por tanto, lo primero que tenéis que tener es un diagnóstico correcto, porque todo no se opera. Pero si os encontráis en cualquiera de los siguientes supuestos os comento esto:

  1. Para aquellos que tengáis una protrusión discal (o una hernia) o varias, con o sin dolor hacia la pierna, no hay evidencia de que una cirugía temprana (antes de las 6-12 semanas) mejorará los resultados. Probablemente mejores con medidas conservadoras (todo lo que no es cirugía o inyecciones), pero sí es cierto que aquellas personas con protrusión y dolor en la pierna (sin lesiones del nervio añadidas) que se operan pronto tienen mejores resultados a corto plazo comparados con los que no se operan. No obstante, al cabo de unos dos años la situación se igualará en cuanto a mejoría si te operas o no (estudio), (estudio).

  2. Para aquellos que tengáis una lumbalgia crónica (la típica lumbalgia o lumbago=dolor en las espalda baja que os hablaba antes) os recomiendo que os olvidéis del quirófano rotundamente. Pero los estudios dicen que si lleváis al menos un año con dolores que no ceden de ninguna forma, que limita vuestras actividades diarias a pesar de haber intentado tratamientos (por supuesto me refiero a más que pastillas!), tras una rehabilitación intensiva, junto con terapia cognitiva-conductual (algo así como educación en el manejo de tu dolor), sin resultado alguno, entonces, habla con tu cirujano de columna (estudio),(estudio). Y remarco lo siguiente: siempre que tu problema de espalda se reevalúe y tenga indicación quirúrgica, porque advierto, no todos los dolores de espalda se operan ni todas las alteraciones que aparecen en una resonancia magnética significan que tengan que doler y mucho menos que tengan indicación de cirugía. Recuerda: TODO LO ALTERADO QUE APARECE EN UNA RESONANCIA MAGNÉTICA (U OTRA PRUEBA) NO SIGNIFICA NECESARIAMENTE DAÑO. Simplemente puede ser la forma natural de envejecimiento de la espalda y puede ser perfectamente compatible con la vida normal.

Es decir, no te operes de la espalda como primera opción si estás en estos supuestos e intenta modificar tu dolor con actividad física adecuada y educación en el manejo del mismo, para lo que te recomiendo que acudas a profesionales.

“ Quien cree que cuesta caro un profesional, no sabe lo caro que cuesta un incompetente”

 Profesionales que van desde médicos, cirujanos, fisioterapeutas, etc. Personas con formación reglada y actualizada.

Para mí el punto crítico es cuando se dice: “…si tienes dolores que no ceden…” en una lumbalgia crónica, porque el umbral del dolor es algo muy personal influenciado por diferentes factores y en la mayoría de las ocasiones consiste en un error a la hora de evaluar nuestro dolor, es decir, que no hay daño como tal en nuestra espalda sino que nuestro cerebro lo interpreta así con la mejor de las intenciones: protegernos de un posible daño real, pero que no siempre lo es.

Recuerda lo que dije más arriba: la mayoría de los dolores de espalda remiten en un corto plazo de tiempo. Nuestro cerebro, nuestro instinto de supervivencia sólo pretende ayudarnos, pero a veces se equivoca interpretando las señales, y lo que es un dolor puntual por un mal gesto, por una sobrecarga, etc., lo convierte en un dolor mantenido en el tiempo y en el convencimiento de que “algo malo me pasa, así que mejor me quedo quieto”.

Además, en muy pocos casos se realiza una rehabilitación intensiva con terapia cognitivo-conductual. Por lo que tu tratamiento conservador (todo lo que no es cirugía, inyecciones) no habrá sido completo y estarás, como yo digo, gastando las pocas balas que tenemos para tratar este tipo de dolor.

Así que debes sopesarlo mucho considerando los pros y contras de operarte o no y asumir los riesgos y posibles complicaciones de la cirugía.

Las expectativas con esta cirugía deben ser claras y realistas si estás a las puertas de la misma. Recuerda que tú juegas el papel fundamental y eres corresponsable de los resultados.

  • Si no estás en una clara situación de cirugía inminente debes considerar muy bien si has agotado todas las posibilidades de tratamiento no quirúrgico.

  • Si tienes indicación de cirugía y ya lo has hecho todo, habla con tu cirujano. La cirugía puede ser lo que necesitas.

Del mismo modo que he visto a gente con mala adaptación y dolor tras una cirugía de espalda, he visto casos de verdadera satisfacción en personas muy desesperadas y deprimidas que han podido hacer una vida normal tras su operación, o que incluso han recuperado la movilidad de las piernas y han abandonado las dichosas pastillas que tomaban a diario. De eso se trata: indicar bien la cirugía y ofrecer calidad de vida para ponernos en marcha. Sí, ponernos en marcha. El sofá no da buenos resultados.

Sigo pensando que salvo urgencia o emergencia, debes plantearte la cirugía de tu espalda como última opción, y siempre tras intentar concienzudamente el tratamiento conservador valorado por profesionales adecuados y haciendo caso justo al dolor que padeces, no más.

Pero la realidad es que no todo el mundo está preparado mentalmente para algunos tratamientos conservadores porque son incapaces de hacer una correcta evaluación de su dolor (desconexión cuerpo-mente). Hay personas que simplemente no están en esa fase de comprensión o “no pueden permitirse” un aprendizaje tan rápido o no creen que reeducar su musculatura pueda ser la solución. O simplemente están muy desesperados para centrarse en otra cosa que no sea su dolor y el tiempo se les pone en contra (personalmente en sus relaciones, económicamente, por bajas laborales, etc.). Es triste, pero es la realidad. Es decir, que la cirugía se convierte en la solución que no han podido conseguir por otras vías. Y puede funcionar pero a mi parecer no debe ser lo primero ya que el coste es alto, y no me refiero sólo a lo económico, sino a las consecuencias de someterte a una fijación con tornillos, cicatrices, etc.

Así que no olvides todo lo que te he contado y espero que mi palabra como cirujana te valga.

Por tanto y a modo de resumen, podemos afirmar que la mayoría de las personas con dolor lumbar subagudo o crónico no se van a beneficiar de una cirugía, al menos no de entrada. Debéis confiar en las medidas correctas conservadoras supervisadas por profesionales adecuados. La cirugía puede ser beneficiosa de entrada (y así lo demuestran los estudios) para personas con diagnósticos concretos, como por ejemplo la estenosis de canal con síntomas persistentes y otros, para proporcionarles calidad de vida.

En definitiva, si te planteas un cirugía de columna, sé consciente de la realidad actual de la misma. Esto es lo que hay. Existen riesgos aunque también beneficios, pero no puedes optar a ella sin asumir la existencia de estos dos conjuntamente.

Búscate a alguien que te valore de manera global, de verdad, no sólo tu resonancia magnética. Después de todo operamos a personas, no a resonancias. Búscate a un profesional, a un cirujano de columna que te explore y conozca tu caso y cómo afrontas tu dolor, y si existen signos para indicar una cirugía, eres un buen candidato y has agotado tus posibilidades, habla con él/ella de la misma, que te explique en qué consiste y qué puedes esperar de esta cirugía.

¡Toma de decisiones de manera compartida!

Es lo que recomiendan las guías americanas del dolor.

Cuando hay entendimiento y la exploración y las pruebas van todas hacia un mismo camino las posibilidades de éxito aumentan enormemente.

Llegados aquí, espero que me haya explicado bien.

Yo sinceramente preferiría que la vida no te pusiera en la situación de tenerte que someter a ninguna cirugía de columna, pero si llega el caso, que no te engañen ni te engañes.

Por Dra. Irene Sánchez de MásQuePastillas.com

¡Suscríbete y recibe sin compromiso las notificaciones de mis próximas entradas!

Suscríbete a MQP ahora !!

11 comentarios

  1. Carlos 16/09/2018 00:47 - Responder

    Gran profesional. Es necesario en nuestra sociedad un enlace entre la traumatología y la fisioterapia. No debe existir uno sin el otro. Un enlace que nos aconseje acerca de los buenos hábitos, de una adecuada recuperación y de otros muchos aspectos que
    con frecuencia se nos escapan a los pacientes y que son decisivos en el resultado. Gracias.

    • Dra. Irene Sánchez 16/09/2018 08:50 - Responder

      Hola Carlos. Gracias por tu comentario.
      Totalmente de acuerdo contigo. No tiene sentido el uno si el otro. Además del beneficio para el paciente, el enriquecimiento profesional es enorme. Al menos esa ha sido mi experiencia. Y espero seguir aprendiendo mucho todavía de los fisioterapeutas.
      Saludos.

  2. Antonio 30/09/2018 08:12 - Responder

    Totalmentende acuerdo con usted Doctora.
    Y con la union de fisioterpia y cirujano de columna.
    Pero es necesario un diagnostico (lumbalgia, contracturas lumbares…no son diagnostico), incluso para fisoteraia…tratar una lumbalgia sin diagnostico con fisioteraia, puede tener graves repercusiones…

    • Dra. Irene Sánchez 30/09/2018 10:13 - Responder

      Hola Antonio y gracias por tu comentario.
      Sin duda los diagnósticos o cómo los llamamos es algo que hay que modificar. Pero debe trascender a todo el sistema, porque se siguen dando bajas laborales por degeneración de un disco, y eso es un diagnóstico anatomopatológico que no necesariamente tiene por qué tener ninguna implicación clínica. Es decir, que el mismo sistema, y mucha bibliografía (CIE), lo registran así o te exigen que lo registres así para la labor administrativa. Un error.

      Es cierto que a veces no podemos definir exactamente el origen de esa lumbalgia (aquí me refiero a una lumbalgia crónica inespecífica), pero creo que ayudaría mucho explicar si va asociada a protrusiones u otros, o simplemente es el producto del desuso y desequilibrio muscular. Eso es lo que intento poner en mis informes cuando no es un diagnóstico establecido, como una fractura o un a estenosis de canal (que no estrechamiento de canal), por ejemplo.
      También sería justo, como apuntas, no actuar sin un diagnóstico correcto (técnicas de fisioterapia), puesto que el daño puede ser mayor que el beneficio, y devolver al traumatólogo a un paciente mal gestionado lo complica todo mucho, aunque la mayoría de las veces de eso nadie se entera.
      Así que creo que los que vamos en esta línea tenemos el deber de ir cambiando poco a poco esta realidad, y apostar por profesionales verdaderamente cualificados.
      Saludos.

  3. Miguel Angel 21/11/2018 02:31 - Responder

    Buenas noches Irene, tu me operaste de una hernia discal lumbar, L4-L5, la intervención consistió en una disectomia.
    Hace una semana de la operación, y de momento, me encuentro bastante bien.
    Coincido contigo en quela cirugia es lo último, en mi caso ha sido así.
    Tengo 38 años y llevo padeciendo dolores lumbares desde los 18 -20. Con 30 me diagnosticaron extrusion discal L4-L5 y l5 -S1. Los dolores eran insoportable, pero al cabo de 1 años mejoré a través de osteopata y desapareció el pinchazo en el nervio caótico. Seguía teniendo dolor lumbar pero lo sobrellevaba.
    Pero a partir de abril de 2018…los dolores eran muy fuertes y el nervio ciatico lo tenía bastante pillado, a lo largo de toda la pierna.
    El 20 de Junio pudo verme el Dr. Francisco Domínguez, y por la postura y mi forma de caminar, y el dolor que Tenía me dijo que…había llegado el momento de operarme.
    Espero que no me haya equivocado al tomar la decisión de operarme. Si bien es cierto que mejore un poco desde septiembre con una infiltración pero claro una vez que se pasa el efecto…vuelve a doler y casi más.
    A día de hoy , llevo 1 semana operado y creo que estoy bien, molestias y tal pero bien.
    Agradezco tu profesionalidad y te felicito por este blog.
    Un saludo Dra. Irene.

    • Dra. Irene Sánchez 21/11/2018 19:32 - Responder

      Buenas tardes Miguel Ángel y gracias por tu comentario.

      A nuestro sistema los pacientes nos llegan a menudo muy pasados, después de un largo recorrido que no siempre es el correcto, pero esa es la realidad que tenemos que afrontar y que saber transmitir al paciente. Por lo que cuentas, has intentado ajustarte a lo que valoraste que era el mejor tratamiento conservador, y pese a todo, el dolor volvió sin poder tener una buena calidad de vida.

      Cuando fuiste valorado por el dr Rodriguez Domínguez ya no podías más y optaste por la cirugía tras su correcto asesoramiento. Por algo sería.

      Nunca se sabe hasta cuánto se acierta, la Medicina no es una ciencia exacta para nadie, pero si sopesaste los pros y los contras y agotaste todo lo que estaba en tu mano, no creo que fuera una mala elección en absoluto.

      Me alegra saber que te has mejorado, pero te queda la parte más importante: readaptarte, ya que el disco no se cura, sigue dañado. Por eso es fundamental que trabajes progresivamente el reequilibrio lumbopélvico. Es posible que alguna pequeña molestia pueda quedar en la zona de la cirugía, es normal, es una región donde tenemos mucho receptores de presión y muy sensible, pero no tiene por qué pasarte. Pero lo importante es que desaparezca ese dolor que no dejaba vivir.

      Lo que quiero que sepas es que se consigue, el ejemplo son jugadores de alta competición, como Gonzalo Higuaín, que han seguido practicando un deporte de impacto tras una cirugía de hernia discal. Por eso es importante la actividad física adecuada.

      Y por supuesto es importante que lo hagas para evitar una nueva aparición de hernias, en el mismo disco o en otros.

      Los mejores resultados se consiguen así.

      En resumen, me alegro mucho por tu mejoría y espero que esta oportunidad te sirva para alejar esos dolores definitivamente.

      Gracias y un saludo.

  4. Eva Maria Garcia peña 23/01/2019 22:33 - Responder

    Enhorabuena por el blog es interesantísimo Irene. Nos da esperanza a las personas que estamos años esperando para una valoración de operación de hernia L5-S1 como es mi caso. Llevo 4 años y después de 4 infiltraciones y no tener mejoría con nada, me han derivado a la unidad de columna para valorar cirugía, ojalá me toque un profesional como tu. Soy de Jerez de la Frontera. Por fin veo algo de luz aunque aun tengo que esperar 7 u 8 meses que dicen que tardarán en llamarme. Gracias por tu gran labor.

    • Dra. Irene Sánchez 23/01/2019 23:57 - Responder

      Hola Eva María y muchas gracias por tu comentario.
      Me alegra que te sea útil en algo, de hecho este blog surge, en parte, por la propia insatisfacción personal de no poder atender correctamente a mis propios pacientes, ya sabes, los tiempos que tenemos en consulta para abordar un problema que lleva padeciendo una persona habitualmente años y por otro lado, el tiempo que tarda en llegar a nosotros, que es lo que tú estás sufriendo en estos momentos.

      El dolor de espalda es realmente mi tema estrella (es al mismo tiempo mi calvario y mi gran estímulo para mejorar) sobre el que tengo previsto publicar un material muy interesante para los que lo padecéis mientras estáis en esa eterna espera.

      De todos modos si te surge alguna duda especial en este tiempo, estaré encantada de atenderte en cuanto pueda.
      Gracias, de verdad, porque me animas a seguir escribiendo y mejorando y, por supuesto, estaré encantada de ser tu médico de la espalda, tu cirujana si es necesario, cuando llegues a nuestra unidad.

      Un saludo.

      • Eva Maria Garcia peña 24/01/2019 09:49 - Responder

        Muchisimas gracias, y estaré atenta a esa publicación.

      • Eva Maria Garcia peña 01/02/2019 20:43 - Responder

        Hola doctora hoy por fin he llegado a vuestra unidad de columna y me ha atendido un compañero suyo, encantador tambien con profesionales como ustedes da gusto, alguien que te escuche e intente dar solución a tu problema. La valoración ha sido la cirugía. Así que ahora a esperar unos 6 meses. Muchas gracias y seguiré atenta a las novedades del blog.

        • Dra. Irene Sánchez 02/02/2019 13:52 - Responder

          Me alegro mucho.
          Un saludo.

Deja tu comentario

Usamos cookies para mejorar la experiencia del usuario y para estadísticas del tráfico. Al continuar navegando entendemos que Vd. lo consiente   Estoy de acuerdo