window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-125503861-2'); setTimeout(“ga(‘send’,’event’,’Ajuste de Tasa de Rebote’,’Mas de 25 segundos de permanencia’)”,25000);

Mujeres, tacones y lesiones.

//Mujeres, tacones y lesiones.

Mujeres, tacones y lesiones.

2018-10-22T16:38:17+00:0022/Oct/18|Lesiones|4 comentarios

MUJERES, TACONES, FUGAS DE ORINA, OSTEOPOROSIS Y OTRAS LESIONES

 

Podría ser perfectamente el título de una película de Almodóvar, pero la realidad es que son situaciones bastante cotidianas que dan qué pensar.

Mi próximo artículo iba a tratar sobre meniscos rotos, pero me he encontrado recientemente con varias mujeres con pérdidas de orina y sin antecedentes que lo justifiquen. “Yo es que es reírme y se me escapa el pis”, me comentaba una.

¿Qué tiene de particular? Pues que aunque correlación no es causalidad, no pude evitar fijarme en sus zapatos; lo que sospechaba: tacones. Más bien taconazos. Y de uso diario. Y una cosa llevó a la otra, y aquí estoy escribiendo este artículo para pensar.

 

Inevitablemente, después de sufrir en primera persona las variedades prescriptivas de mi profesión, acertadas a veces y menos acertadas en otras, basadas en las enseñanzas trasmitidas por mis mayores y lo que te decía un podoscopio (artilugio con espejos para ver los pies) bastante ajado, a una, preocupada, hace ya tiempo le dio por actualizarse y buscar información sobre el tema de los pies, los zapatos, los tacones y el barefoot (andar descalzo). Hay que decir que ahora todo es mucho más fácil, con internet, el acceso a publicaciones, los estudios de la pisada digitalizados y las plataformas de presión, que te lo dan todo impreso.

La cosa es que no quiero feminizar mi blog -tranquilos, hay temas para todos-, pero ya que el grueso de las personas que se ven en la consulta son mujeres que no saben ni por dónde empezar, y que me encontré con las citadas féminas, pues ahí que voy.

 

Christian Louboutin

Odiaría que alguien mirase mis zapatos y dijera: ¡Oh dios mío! ¡Parecen tan cómodos!

Brian Atwood

La vida es corta, tus tacones no deberían serlo“.

Manolo Blahnik

Los zapatos tienen un misterio que sólo conoce la mujer que los lleva, es la manera de caminar, es mucho más“.

 

Sigue siendo un misterio por qué las mujeres siguen usando tacones altos.

Pero el calzado con tacón, los tacones, no han sido siempre un ornamento de uso femenino sino que en cierto momento de la historia, incluso llegó a tener un uso exclusivamente masculino. De hecho fueron los hombres los primeros en usar tacones, mucho antes que las mujeres.

Tal y como resume este enlace de la BBC news, se puede decir que los tacones no fueron diseñados para lo que acostumbramos en nuestros días.

Sus orígenes se remontan al Medio Oriente y tiene mucho que ver con montar a caballo. Era una forma de mantener al jinete sujeto al estribo de su montura, enganchando el tacón al estribo.

Una buena equitación era esencial en los estilos de combate en Persia, el nombre histórico de Irán. Cuando los soldados se aferraban a sus estribos, el tacón ayudaba a sujetarse al caballo y así podían disparar sus flechas con más precisión.

Al final del siglo XVI, el Shah de Persia tenía la caballería más grande del mundo y deseaba establecer lazos con Europa Occidental con el fin de tener aliados.

Así llegaron los tacones a Europa, por influencia persa. Llegó como una moda para la aristocracia, pero cuando los zapatos de tacón llegaron a las clases bajas, la aristocracia reaccionó aumentando la altura de sus tacones. Era un modo de dejar claro su estatus. Los tacones no eran cómodos y más en las calles empedradas y embarradas de la época, pero este era el modo de dejar claro que no eran clase trabajadora y por tanto, que no tenían que caminar mucho.

 

¿Cómo llegan a las mujeres?

En 1630 no era extraño encontrar a mujeres con tendencias de moda masculinizadas, es por esto que el tacón se vuelve unisex. Posteriormente se diferencian los del hombre y los de la mujer, de modo que el masculino es un tacón más cuadrado y el femenino un tacón más esbelto.

Más tarde con la Ilustración, el hombre adoptó una moda más práctica, abandonando el tacón alto mientras que la mujer continuó usándolos.

Mas detalles sobre la historia de los tacones en el citado enlace.

Pero la cuestión es que hubo un momento en la historia que pasó a ser un accesorio exclusivamente femenino, pese a lo incómodo e inequívocamente perjudicial para la salud osteomuscular. Pero ¿por qué?

 

La opinión popular sobre que el uso de tacones altos aumenta el atractivo de las mujeres está respaldada por la evidencia científica; vamos, que es verdad, que hacen a la mujer más atractiva.

 

Lo que no cuadra es por qué sigue ganando el interés psicosexual frente a perder salud, si tan incómodos y poco beneficiosos son.

 

Se ha estudiado que el motivo podría estar relacionado con nuestros ancestros. Según este estudio, las mujeres primitivas desarrollaron una modificación en su espalda (acuñamiento de una vértebra lumbar) para poder tener embarazos múltiples, llevar mejor el peso de la barriga grávida y alimentarse más tiempo durante el embarazo. Y como el trasfondo de seguir sobre la faz de la tierra no era otro que procrear y perpetuarse (¿sigue siendo ese?), los hombres primitivos mostraron preferencias por aquellas hembras que habían desarrollado cierto grado de curvatura en su espalda. Esto hacía a estas mujeres primitivas más propensas a tener descendencia, según lo comentado. En concreto eran más atractivas para el macho si llegaban a un ángulo de curvatura óptimo de su espalda pero que al mismo tiempo no les provocara ni mucha curvatura lumbar (hiperlordosis) ni poca curvatura lumbar (hipolordosis). La justa.

Los autores de este estudio suponen que algo de esto, del hacernos más atractivas para atraer al macho, ha quedado, y para modificar nuestras curvas hoy día no recurrimos a modificaciones en nuestras vértebras, sino que recurrimos a accesorios, y los los tacones juegan un papel estelar en esto.

 

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5693914/. Foto de la izqda. sin tacones. Foto de la derecha, con tacones. En la de la derecha se aprecia que la curvatura lumbar está más marcada.

 

Pero los tacones no son sólo un arma para el atractivo físico, sino que se les supone una recompensa en la propia visión de la belleza (la mujer se ve más guapa con tacones), dato este último en el que sin duda han influido los personajes famosos femeninos del cine, televisión o espectáculo.

En otras ocasiones son de uso obligado en trabajos (esto es cierto y sigue pasando hoy en día). Pero la cuestión es que ahí siguen.

 

¿Y cuál es el problema de usar tacones?

*Si te los pones en ocasiones especiales, ninguno, salvo que es posible que te duelan los pies por no estar acostumbrada a ponértelos.

*Si te los pones a diario, sea por elección propia o por tu trabajo, es posible que no te estén aportando muchos beneficios.

Y sobre este último punto se ha estudiado ampliamente.

En esta revisión crítica de 2018 se encontraron cambios importantes en la posición del pie durante la marcha, cambios en las articulaciones del tobillo, la rodilla y la parte inferior de la espalda cuando se camina con tacones altos. La longitud de los pasos y el equilibrio también se alteran cuando montas un par de estos estilizados zapatos.

Se observó que un aumento en la altura del talón provoca que el pie tienda a una flexión plantar aumentada, es decir, se camina con el tobillo de modo que los dedos del pie vayan al suelo, como si fueras andando de puntillas, pero no exactamente. Esta posición del tobillo aumenta a su vez la flexión de la rodilla y la curvatura de la espalda baja, aunque los cambios más llamativos ocurren en los tobillos y en las rodillas.

Esto significa que tenemos que hacer todas estas adaptaciones en nuestro cuerpo para generar un movimiento compensado y no caernos cuando andamos con tacones. Por tanto,

 

“caminar con tacones altos afecta desde los pies a la cabeza”.

 

El problema es que los tacones altos se han asociado a dolor musculoesquelético y a la aparición de juanetes (estudio), sobre todo si tienen la puntera estrecha, y aunque hasta la fecha no se ha encontrado asociación con la aparición de artrosis en los pies, sí existe evidencia biomecánica que sugiere una asociación entre los tacones altos y la artrosis de rodilla, y esto puede ser explicado porque, como hemos dicho, andar con tacones altos obliga a flexionar más la rodilla, y al flexionar más la rodilla existe más presión entre la rótula (el hueso o “bola” que tenemos delante de la rodilla) y el fémur (el resto de la rodilla). Las articulaciones no están en su postura natural y por eso se favorece ese desgaste o artrosis en esas posiciones.

 

En algunos estudios se resalta el peligro potencial de subir escaleras con tacones altos y que el impacto fisiológico de usar tacones altos puede predisponer a las mujeres a un mayor riesgo de caídas, incluso cuando no los están usando en el momento de su caída. Y esto debe interpretarse porque el uso prolongado de tacones altos da lugar a un acortamiento y endurecimiento del tendón de Aquiles, y esto a su vez, hace que cambie la posición de la pelvis y de la espalda baja, por eso según estos estudios, podrías caerte si usas asiduamente tacones altos aunque no los lleves en el momento de la caída. Ocurre por los cambios que los tacones han generado en tu cuerpo después de tanto tiempo usándolos.

Y si recordamos la frase del diseñador Manolo Blahnik:

Los zapatos tienen un misterio que sólo conoce la mujer que los lleva, es la manera de caminar, es mucho más“.

Sin duda no se equivocaba, ya que debido a los cambios que se producen en el tobillo cuando se camina con tacones, la posibilidad de tener un esguince de tobillo es más alta (estudioestudio).

 

“…es la manera de caminar, es mucho más” (video Youtube).

 

Ya con esto yo me plantearía aparcar los tacones en el zapatero, pero vamos a añadir otra cosa para pensar:

 

¿Pueden los tacones favorecer las pérdidas de orina?

Las pérdidas de orina son más frecuentes en la población de lo que pensamos. Se estima que ocurre en el 50% en mujeres adultas y también la padecen los hombres.

Pueden relacionarse con varios factores, como la obesidad, los partos, la edad, entre otros.

Existen varios tipos de incontinencia urinaria:

*La incontinencia urinaria de esfuerzo: es la que ocurre por aumento de la presión en el abdomen, como cuando ríes, toses, corres, etc.

*La incontinencia urinaria de urgencia: la que ocurre cuando te haces pis pero no puedes aguantar más.

*La incontinencia urinaria mixta: Una asociación de las dos anteriores.

*Otras (continua, nocturna, inconsciente, etc.).

 

Mi recomendación es que si tienes algún tipo de incontinencia que te revise un urólogo.

 

¿Qué es el suelo pélvico?

Pues el suelo de la pelvis, que está formado por músculos y estructuras que sujetan los órganos que están dentro de la pelvis, como la vejiga y el útero, por ejemplo. Es una cesta muscular y de otros tejidos, y su fondo debe estar fuerte par aguantar lo que lleva dentro.

 

Se ha comprobado que tener un buen tono en la musculatura del suelo pélvico es fundamental para evitar las pérdidas de orina.

 

De hecho este tipo de tratamiento, el fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico, se considera indicado en mujeres con grados leve o moderado de incontinencia urinaria, siempre que no tengan antecedentes de cirugía, ni otros procesos ginecológicos, neurológicos o urológicos.

 

¿Y qué tienen que ver los tacones en todo esto?

Se ha visto en algunos estudios que la postura influye en la activación de la musculatura del suelo pélvico. En concreto, se ha visto que los músculos se activan más cuando el tobillo se encuentra en flexión dorsal cuando se está de pie, es decir, la posición que coge el tobillo cuando nos ponemos a andar de talones (dedos y pie mirando hacia el cielo), que precisamente es la posición opuesta a la que toma el tobillo cuando usamos tacones.

En este estudio (metanálisis), se vio que las usuarias de tacón alto con incontinencia urinaria podrían experimentar más fugas de esfuerzo en una posición de pie, por la posición que adopta el tobillo. Por tanto, el entrenamiento muscular del suelo pélvico para mujeres con incontinencia urinaria se podría realizar de pie con los tobillos en una posición neutral (como cuando vas descalzo o con un zapato plano) o en flexión dorsal para facilitar una mayor contracción muscular máxima del suelo pélvico (dibujo abajo).

 

Las figuras 2 y 3 indican las posiciones del tobillo-pie en las que más se activa la musculatura del suelo pélvico, fundamentalmente la figura 3. La posición del tobillo-pie en tacones hace lo contrario.

 

Según el mismo estudio, se debe recomendar a las mujeres con incontinencia urinaria de esfuerzo que usen zapatos planos en lugar de zapatos de tacón alto y se les debe advertir sobre la postura corporal y las posiciones de tobillo que adoptan durante el ejercicio y las actividades diarias.

Casi nada. Así que le pasaré esta información a la fémina de tacones altos de uso diario de la que os hablé al inicio de este post.

 

Y con esto tenemos más que de sobra para plantearnos el uso de tacones sólo para ocasiones especiales. Pero hay un tema dudoso que también da qué pensar:

 

¿ Podrían los tacones favorecer que mis huesos sean más débiles?

El hueso está vivo aunque muchos no lo crean. Lo huesos que encontramos al desenterrar un yacimiento sólo son un esqueleto de materia mineral de lo que fue en el vivo. Pero dentro del hueso en un ser vivo existe un sistema complejo de vasos y células encargadas de funciones como hacer que el niño crezca, conseguir que los huesos unan después de una fractura, mantener la forma que tiene cada hueso, o mover calcio, por ejemplo, según las necesidades de nuestro cuerpo.

 

La osteoporosis es una enfermedad en la que se pierde hueso o calidad del mismo, de modo que estos se vuelven más frágiles y favorecen la aparición de fracturas como las de cadera y las vertebrales, fracturas que son graves y potencialmente fatales.

 

La calidad de nuestro hueso está influenciada por nuestra genética pero existe un porcentaje dependiente de otros factores, como la dieta, el sedentarismo o el tabaco.

 

Una de los mecanismos por los que se produce la osteoporosis es porque se reabsorbe más hueso del que se forma.

 

En una situación normal sin osteoporosis, existe un equilibrio entre la formación y la reabsorción del hueso. Los dos mecanismos son importantes para la remodelación ósea = equilibrio entre formar hueso y perder hueso.

 

Las células encargadas de mantener este equilibrio en el hueso son básicamente tres: los osteoblastos, los osteocitos y los osteoclastos, y parece ser que son muy sensibles a los cambios de presión y ángulos de carga (estudio, estudio). Esto quiere decir, que actúan formando o eliminando hueso según la posición en la que se les aplique el peso.

 

De hecho, uno de los estímulos que favorece que un hueso pegue tras una fractura, es la presión o la carga en el eje del hueso que se ha roto.

 

El efecto contrario, la falta de presión favorece la pérdida ósea. Para que os hagáis una idea, es lo que les ocurre a los astronautas al no tener presión por falta de fuerza gravitatoria. Pierden hueso, como si tuvieran osteoporosis.

 

Por otro lado, nuestro centro de gravedad está en la pelvis. Cuando usamos tacones altos, este centro de gravedad se adelanta y la carga deja de pasar por nuestro centro de gravedad. Cambia el ángulo de carga.Y ya sabemos que estas células son muy sensibles a los ángulos en los que se les aplica la presión o el peso, así que si tomamos todas estas ideas juntas, podría pasar que si usamos tacones, puede que no estemos ayudando a nuestros huesos a ser más fuertes.

 

¿Quiere decir que el uso de tacones son causa de osteoporosis? No, no es así de simple, pero da qué pensar.

———-

 

En resumen, los tacones son objetos que perduran por los beneficios psicosexuales que aporta y por la influencia de nuestra cultura.

No todos los estudios hasta el momento sobre los tacones son los mejores, puesto que existen varios factores que confunden, como la diferencia de edad entre las mujeres estudiadas. Pero lo que sí parece cierto es que los tacones provocan cambios en nuestra postura y nuestra marcha que favorecen a largo plazo la aparición de problemas en nuestras articulaciones, huesos y músculos (como juanetes, artrosis de rodilla, acortamiento de tendones, dolores, problemas derivados de las caídas).

Por otro lado los tacones altos son actualmente uno de los pocos artículos “adultos” que pueden venderse a niños y esto puede llevar a problemas de salud sustanciales.

En los últimos años se ha observado un aumento en el uso de tacones altos en adolescentes. Habría que considerar si es apropiado que los tacones altos puedan venderse para el uso de personas que todavía son osteomuscularmente inmaduras.

También se ha planteado en algunos países regular el uso obligatorio de tacones en el trabajo.

Lo que sí está claro es que los tacones siguen usándose porque gustan tanto a mujeres como a hombres. Lo único que debe tenerse en cuenta es la preferencia libre de quien quiera usarlos, por supuesto siempre que esté informada de sus consecuencias cuando se usa a largo plazo.

No pasa nada si te los pones en ocasiones especiales, aunque andes como un pato. Pero lo que no te recomiendo son cambios bruscos de tacón alto a bajo si llevas toda tu vida calzando tacones a diario.

 

Y si quieres saber más sobre tacones y nuestros pies, os dejo de referencia este libro cuya autora ha sido la gran inspiradora de este artículo.

 

 

Por último, retomando la temática Almodovariana, si tuviera que resumir este artículo en el título de una de sus películas me quedo con el siguiente:

 

“Tacones (mejor) lejanos”

 

 

 

Por Dra. Irene Sánchez de MásQuePastillas

¡Suscríbite gratis y recibe sin compromiso las novedades de mis próximas publicaciones!

 

 

Suscríbete a MQP ahora !!

4 comentarios

  1. Samuel 22/10/2018 17:46 - Responder

    Magnífico artículo!!!
    Muy interesante la revisión y la reflexión a cerca de los tacones.
    Sin embargo, como haces alusión, seguimos en una sociedad marcada por dimes y diretes y se cumple la famosa expresión “Antes muerta que sencilla”.
    Enhorabuena doctora!!!

    • Dra. Irene Sánchez 22/10/2018 18:44 - Responder

      Gracias por tu comentario, Samuel.
      Tienes toda la razón. No pasa nada por ir a una boda con zapatos bajos.
      Pero ya ves que preferimos la ganancia psicosexual a la salud. Lo que has dicho: antes muerta que sencilla.

  2. José María 22/10/2018 18:52 - Responder

    Que buen articulo Doctora. Sus contenidos son muy pedagógicos e ilustrativos. Enhorabuena por el Blog y esperamos con interés próximos contenidos. Salu2 !

    • Dra. Irene Sánchez 22/10/2018 22:41 - Responder

      Gracias por el comentario, José María.
      Me alegra que sea de tu agrado y que te guste el blog. He tenido la suerte de contar con buenos profesionales para darle forma y lanzarlo. Me alegro que el contenido esté llegando a mucha gente diferente.
      Saludos.

Deja tu comentario

Usamos cookies para mejorar la experiencia del usuario y para estadísticas del tráfico. Al continuar navegando entendemos que Vd. lo consiente   Estoy de acuerdo