window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-125503861-2'); setTimeout(“ga(‘send’,’event’,’Ajuste de Tasa de Rebote’,’Mas de 25 segundos de permanencia’)”,25000);

Maldito codo. Epicondilitis, codo de tenista y codo de golf

/, Dolor crónico, Lesiones/Maldito codo. Epicondilitis, codo de tenista y codo de golf

Maldito codo. Epicondilitis, codo de tenista y codo de golf

A veces aparece un dolor molesto en el codo que puede fastidiarte un tiempo.

Si aparece en la parte de externa del codo se conoce como codo de tenista y si aparece en el lado del codo que contacta con tu cuerpo se conoce como codo de golfista (en términos generales, porque podría tratarse de otro problema).

Pero no necesitas estrictamente practicar tenis o golf para que te aparezca el dichoso dolor. No.

Se les conoce con estos nombres porque al practicar esos deportes, los movimientos concretos que se hacen con la raqueta o con el palo de golf fuerzan cierta musculatura en cada caso que llevan a una tendinitis (o a una tendinosis a la larga) justo donde esos músculos se anclan al hueso a nivel del codo. Se ve en aquellos que realizan mala técnica o cambian de raqueta y cosas así. Y duele.

Pero en tu día a día, tú, mecánico, ama de casa, trabajador manual de otro tipo, aficionado del pádel o lo que sea, puedes sufrirlo de igual manera.

¿Cómo? Pues siempre que realices movimientos inadecuados y repetitivos que fuercen la musculatura en cuestión.

Pero,

¿Qué hay de nuevo sobre el dolor de codo o Epicondilitis?

Sí, Epicondilitis es otro de sus nombres.

Más o menos esa es la zona típica de dolor en la epicondilitis típica o codo de tenista. Si te duele por el lado interno a la misma altura, es la zona típica de dolor de la epitrocleítis o codo de golfista.

 

Para empezar, epicondilitis no siempre es el nombre más acertado. Recuerda que la terminación –itis se refiere a inflamación.

Pero de más sabemos que el dolor de codo puede durar mucho. Así que si ese dolor lleva meses mejor referirnos a él como epicondilalgia, que no es mas que dolor a la altura del epicóndilo, una de las partes del húmero a nivel del codo.

Pero el hueso no es lo que duele en sí.

Mucho lío, ¿verdad?

Del mismo modo, como el tejido que se suele afectar es el tendón que ancla el músculo al epicóndilo, no es raro que escuches llamarlo tendinitis o tendinosis del músculo/s en cuestión.

Pues eso. Un lío.

Así que creo que prefiero llamarlo…déjame pensar…¡Dolor de codo!

Y seguro que nadie se lía.

Además. Yo quiero hablar del dolor de codo cuando se refiere no solo a una tendinitis o a una tendinosis en el codo.

 

Retomando la pregunta

¿Qué hay de nuevo? Pues aunque no sea tan nuevo sí puede que lo sea para algunos. Me refiero a considerar otros motivos como causa de dolor de codo más allá de los habituales (epicondilitis, codo de tenista).

De hecho,

Cuando un problema tiene muchos posibles tratamientos y muchos posibles orígenes es que realmente no lo conocemos bien del todo

Llamamos al problema por el nombre del síntoma principal que produce -dolor o inflamación -casi siempre.

Y que vayas al médico para que te diga que tienes una epicondilalgia (dolor en el epicóndilo=dolor en el codo) no es ninguna novedad para ti. Llevas días, semanas o meses aguantando ese dolor. Seguro que te has dado cuenta de que estás padeciendo una epicondilalgia.

Por eso, en mi opinión, el problema fundamental está en que mezclamos las churras con las merinas.

Sí. Eso pasa por decir que todo es una epicondilalgia o una lumbalgia o una nosequéalgia sin buscar más en profundidad su origen. No siempre se sabe cuál es, pero hay que intentarlo.

Para empezar, lo que hay que hacer es distinguir entre agudo o crónico y si está relacionado con un golpe, gesto repetitivo o algo concreto que recuerdes.

Luego habrá que investigar mucho más. Sobre todo si han pasado más de tres meses. Pero este es un gran comienzo.

Puede que el tratamiento sea más o menos el mismo para todo al principio. Pero no tiene nada que ver el enfoque de un dolor de codo por estar todo el día con el destornillador, montando el mueble de Ikea que te acabas de comprar, con el del dolor de codo de meses de evolución del que no recuerdas cómo empezó y que además se asocia a dolores similares en otras partes de tu cuerpo.

 

Para ordenar este artículo un poco nombraré las causas más habituales de dolor de codo:

  1. Epicondilitis. Bueno. Vamos a considerar la epicondilitis la inflamación aguda tras un gesto repetitivo inadecuado. Puede volverse crónica si no se trata adecuadamente.
  2. Neuritis del cubital (lado interno). Afectación por compresión del nervio cubital a nivel del codo con engrosamiento y daño progresivo del nervio.
  3. Insuficiencia ligamentosa (lado interno). Sensación de que el codo no es estable.
  4. Cuerpos libres en la articulación. A veces se desprenden fragmentos de cartílago y hueso de la propia articulación que pueden bloquearla y provocarte dolor.
  5. Daños del cartílago. Lo mismo que antes pero sin llegar a desprenderse ningún fragmento.
  6. Artrosis. Ya sabes. El cartílago de tu codo se ha desflecado o desgastado. Puede deberse a una fractura que te ocurrió hace un tiempo. Es un paso más en el daño del cartílago.
  7. Sobrecarga del codo en posición de valgo. Forzar el codo extendido con el antebrazo alejándose del cuerpo.
  8. Síndrome del túnel radial (lado externo) o del túnel cubital (lado interno). Atrapamiento de dichos nervios.
  9. Artritis inflamatoria. El ejemplo más claro es la Artritis Reumatoide, donde la articulación se inflama y se deforma.
  10. Origen cervical (atrapamiento de raíz nerviosa). Un pico de hueso en tus vértebras o una hernia cervical pueden comprimir las raíces nerviosas del brazo y provocar dolor a ese nivel.
  11. Síndrome de salida torácica. Aquí los nervios que van al brazo, a nivel del cuello, se comprimen.
  12. Dolor de origen miofascial. Quizás no se tiene muy en cuenta cuando se analiza de manera aislada. Error.

 

Tratamientos y novedades

Te contaré un secreto:

En general, el dolor asociado a la epicondilitis persiste entre unos meses y dos años sin aplicar tratamiento alguno (estudio)

 

Es una buena noticia si puedes vivir con el dolor más o menos y no tienes ganas de probar diferentes tratamientos.

Esperar y ver.

Si te cansas siempre puedes recurrir a los tratamientos disponibles después de que tu traumatólogo descarte cosas más gordas.

Porque como has visto en esa lista, hay cosas definidas algunas tratables con cirugía.

Pero no hay una evidencia aplastante en general sobre qué es mejor para el dolor de codo habitual.

En resumen, los tratamientos más estudiados te los muestro aquí:

Modificar tu actividad suele significar que descanses un poco de la actividad que te lo provoca y no le des tanta caña. En mi opinión parar unos días si hace falta.

Brace es un tipo de abrazadera de material ortopédico que se puede usar en estos casos. No es que se la panacea pero al principio pueden ayudar.

Y el ejercicio excéntrico bien hecho puede ser de lo más provechoso.

Brace (estudio).

Existen otros tratamientos como la punción seca, la EPTE, e incluso modificaciones alimentarias para ayudar a la recuperación de tu tendón.

 

¿Y qué pasa si no mejoras?

Pues como señalo en el cuadro, hay que considerar que el origen sea otro.

A veces están implicadas las cervicales o una compresión nerviosa a nivel del cuello y puede que lo pasemos por alto.

Pero otras veces el dolor está asociado a una enfermedad infecciosa, como por ejemplo la producida por picadura de garrapata como la Enfermedad de Lyme, que pueden generar mialgias que prestan a la confusión.

La enfermedad de Lyme se caracteriza por síntomas variados en todo el cuerpo tras la picadura de una garrapata infectada por una bacteria

 

Puedes presentar sarpullido, fiebre, cansancio, dolor corporal…etc.

Si te fijas puede confundirse con la Fibromialgia (o similares) y esto sería un error muy serio porque si la infección progresa puede dañar mucho a la persona. Mucho.

Hablaremos de la enfermedad de Lyme. Te lo prometo.

 

Otro origen del dolor que se pasa mucho es el dolor de tipo miofascial asociado a una sensibilización central. La Fibromialgia podría encuadrarse aquí. Pero también otros dolores que empezaron como “algo banal” y que al no recibir el tratamiento adecuado llegaron a ser crónicos y a provocar una respuesta de dolor exagerada para el aparente daño que se supone que tiene en el codo la persona que lo padece.

Para manejar este dolor bien lo primero es atacarlo cuanto antes y después tener un conocimiento adecuado del manejo del dolor por sensibilización central.

Mucho cuidado. Aunque es un gran avance, la sensibilización central no lo explica todo. Pero en personas concretas puede tener su fundamento.

 

En resumen:

1. Lo importante de todo este tema es no empeñarnos en lo mismo, “epicondilitis, antiinflamatorios y ya está”.

2. Si es una epicondilalgia típica o codo de tenista (asociada a gestos inadecuados), no olvides el fortalecimiento excéntrico de la musculatura afectada (mediante un programa supervisado, preferiblemente). Mal no te va a hacer.

3. Si tu dolor de codo no está relacionado con que montaste el mueble de ikea ni jugar al tenis o cosas así, o no recuerdas cuando empezó y se asocia a dolor en otras zonas de tu cuerpo y a otros síntomas, tenemos que descartar la dichosa “epicondilitis de siempre” y buscar orígenes menos habituales. Tenemos que explorar e interrogar muy bien al sufridor por si se trata de un dolor asociado a enfermedades más globales, como las enfermedades infecciosas o el dolor miofascial por sensibilización central.

4. Pero recuerda que pese a todo la epicondilalgia típica se suele curar sola con el tiempo.

5. Por eso no pierdas mucho tu tiempo y dinero  (sólo lo justo si no puedes quedarte quieto) con proloterapia (mejor nunca), acupuntura, inyecciones, ortesis, ondas de choque e incluso cirugía. La ciencia no ve que funcionen del todo (estudio, estudio, estudio).

 

Es decir, estas técnicas incluida la cirugía, no parece que funcionen. Pero los tratamientos que no son cirugía para el codo de tenista (los tratamientos no quirúrgicos incluyeron inyecciones de corticosteroides, plasma rico en plaquetas, sangre autóloga, hialuronato de sodio o polisulfato de glucosaminoglucano; fisioterapia, terapia de ondas de choque, láser, ultrasonido, iontoforesis con corticosteroides, trinitrato de glicerilo tópico o naproxeno oral), no son mejores que no hacer nada, es decir que la simple observación (estudio).

 

No hacer nada es una gran opción en la epicondilitis típica


 

El dolor de codo se vuelve a veces una búsqueda de tratamientos hasta dar (supuestamente) con el mejor. Pero muchas veces es cuestión de tiempo. Se curará solo.

Aunque tal y como funcionamos en la vida muchos de nosotros no podremos quedarnos de brazos cruzados y buscaremos alternativas muy variadas.

Son esas ventanas de oportunidad que damos a nuestro cuerpo y mente para no ser pasivos. Puede que funcionen…o puede que solo sea el tiempo el que te ha curado.

Mi consejo, tenlo en cuenta para que tu bolsillo se resienta solo lo justo.

 

¡Y para mis suscriptores un regalo!:

Consejo práctico para la práctica de tenis. Os vendrá muy bien si lo practicáis. También podéis ir de sobraos y aconsejarlo a tu colega de equipo, a tu amiga o a tu suegra si prefieres.

Con esto mantendrás lejos ese maldito dolor de codo.

Te envío el documento.

Espero que te sirva.

 

Por Dra Irene Sánchez de MásQuePastillas

 

¡Únete a nuestra comunidad y recibe gratis mi Guía con las 10 recomendaciones que mejorarán tu salud y tu aspecto en 2019! Probado!

Suscríbete a MQP ahora !!

4 comentarios

  1. Carlos 12/11/2019 09:31 - Responder

    Medicina clara y bien explicada. Fabuloso!!

    • Dra. Irene Sánchez 12/11/2019 18:34 - Responder

      Muchas gracias Carlos.
      Saludos.

  2. M.Carmen 22/11/2019 20:26 - Responder

    Buen artículo,como todos los que nos ofreces!! Me viene como anillo al dedo ya que desde hace más de un mes vengo sufriendo ese dolor,en la parte interna del codo.Estoy dándole tiempo como aconsejas aquí,espero que se vaya pronto!!😅
    Un saludo y con ganas del siguiente artículo!
    Nos ayudas muchísimo!! Gracias.

    • Dra. Irene Sánchez 22/11/2019 22:19 - Responder

      Muchas gracias M. Carmen.
      Espero que se vaya pronto. Si no es así, ya sabes, date alguna de las oportunidades que te explico.
      Un saludo.

Deja tu comentario

Usamos cookies para mejorar la experiencia del usuario y para estadísticas del tráfico. Al continuar navegando entendemos que Vd. lo consiente   Estoy de acuerdo