window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-125503861-2'); setTimeout(“ga(‘send’,’event’,’Ajuste de Tasa de Rebote’,’Mas de 25 segundos de permanencia’)”,25000);

La verdad sobre la fibromialgia

/, Fibromialgia/La verdad sobre la fibromialgia

La verdad sobre la fibromialgia

 

Siempre que vemos a una persona con fibromialgia (FM) automáticamente creemos ser conscientes de lo que siente:

Fibromialgia= dolor osteomuscular generalizado

FIN

¿Pero es sólo eso lo que sienten? ¿Y cómo lo sienten? ¿Es el típico dolor osteomuscular que cualquiera puede presentar? ¿Como unas agujetas? ¿Como cuando te das un golpe?

Es posible que estén pasando dos cosas:

  1. Equiparamos el dolor osteomuscular de la fibromialgia (FM) a los típicos dolores osteomusculares.

  1. Pensamos que este es el único síntoma.

Esto está contribuyendo a un manejo incorrecto de la FM. Así que vamos a exponer en una lista todos aquellos síntomas de la fibromialgia para hacernos una idea de lo que realmente refieren que les ocurre.

Para empezar, según los propios pacientes cuentan, los síntomas se pueden dividir en varios grupos:

  • Síntomas osteomusculares.

  • Síntomas relacionados con cerebro, cabeza y cara.

  • Síntomas del tracto genital-urinario.

  • Síntomas gastrointestinales.

  • Síntomas de la piel.

  • Síntomas del sistema inmune.

Nos centraremos en los síntomas osteomuculares por ser los principales y por ser ésta la temática del blog, pero en un futuro haremos referencia a los demás.

 

Síntomas osteomusculares

 

Dolor generalizado

Es el síntoma cardinal de la fibromialgia. Para la mayoría aparece como dolor generalizado tanto por encima como por debajo de la cintura, y a cada lado del cuerpo, sin embargo, en un porcentaje menor, el dolor aparece inicialmente localizado, especialmente en el cuello y en los hombros.

¿Pero cómo es ese dolor? Pues no es realmente como unas agujetas, o como cuando te das un golpe. Se trata de un dolor osteomuscular crónico que tiene la habilidad de afectar a cualquier parte del cuerpo, si bien es cierto que tiene especial apetencia por ciertas regiones, como:

  • La parte superior de la espalda

  • Los hombros y el cuello

  • La espalda baja, o zona lumbar

  • Las nalgas

  • Los laterales de las caderas

  • Las piernas

¿Y qué tienen en común estas zonas? Pues que estas zonas incluyen músculos que mantienen nuestra postura. De ahí otro de los síntomas más frecuentes de la fibromialgia, la fatiga, aunque es cierto que esta fatiga no depende exclusivamente del agotamiento muscular.

Este dolor crónico lleva asociado unos “puntos gatillo” miofasciales (unos puntos en la fascia-músculo que son muy irritables y que al activarse generan el dolor). Estos son los responsables de que la persona no pueda hacer ni las tareas más sencillas.

Conociendo esto podemos entender por qué hay días que los fibromiálgicos pueden tirar adelante y otros que no pueden con su pellejo. Pues porque esos días en los que no pueden con nada, sus puntos gatillo están más sensibles y activados que nunca.

Pero aunque hable de esos puntos gatillo en el músculo, recuerda que dije que son miofasciales, y esto hace que el dolor irradie y afecte a otras estructuras como articulaciones, tendones y piel. De hecho un pellizco en la piel sin malas intenciones duele muchísimo cuando el dolor es miofascial.

Por tanto, ¿cómo podríamos expresar cómo se siente ese dolor osteomuscular en la FM?

En mi consulta he oído muchas expresiones que son bastante comunes entre estos pacientes. Algunas de ellas son:

  • Me levanto como si me hubieran dado un paliza.

  • Como si me hubiera atropellado un camión.

  • Como si me acabaran de dar una descarga eléctrica.

  • Es como tener la gripe todos los días.

  • Como si llevara un abrigo de 50 kg.

  • Como si estuviera siempre de resaca.

  • Como si llevara a un enano sentado en los hombros o en la cabeza todo el día (esta no deja indiferente).

 

Fatiga

Es otro de los síntomas cardinales de la FM, especialmente frecuente al levantarse por la mañana, pero los afectados también la refieren a media tarde. Se cansan si realizan actividades y también les fatiga la inactividad prolongada.

El problema es que al sentirte fatigado no puedes hacer cosas, y cuando esto ocurre frecuentemente (que es lo que ocurre), la inactividad afecta a tus músculos debilitándolos y sintiéndote más débil todavía. La pescadilla que se muerde la cola. Lo curioso es que aunque duermas 8h o más, te sientes igual que si hubieras dormido sólo una hora.

Esta fatiga es otro de los síntomas fundamentales de la FM y puede manifestarse también como Fibroniebla, fibrofog, o niebla mental, debido a la sensación de “resaca mental” por disminución de la memoria y la atención.

 

Dolor exagerado o inapropiado

Lo que distingue a la FM de otros dolores crónicos musculoesqueléticos es la presencia constante de hiperalgesia y de alodinia. ¿Y qué significan esas palabras?:

  • La hiperalgesia es una respuesta anormalmente exagerada a un estímulo doloroso. Por ejemplo, un golpecito de nada lo sientes como si te hubieran golpeado con un martillo gigante.

  • La alodinia es lo que ocurre cuando estímulos que no provocan dolor, a ti con fibromialgia te lo provocan. Por ejemplo, la compresión del manguito del aparato para medir la tensión arterial. Es molesto para todo el mundo pero no duele. Bueno, pues a los fibromiálgicos les duele.

Estos dos síntomas son indicativos de una inadecuada gestión del dolor por parte de tu sistema nervioso.

 

Rigidez matutina

Si tus músculos no funcionan bien por dolor, si no duermes bien y si estás cansado, lo normal es que te levantes por la mañana como si te hubiera pasado un tren de mercancías por encima. Ponerte en marcha te costará un ratito.

Los Reumatólogos saben distinguir muy bien qué rigideces son debidas a ciertas enfermedades y cuáles no. ¿Por qué digo esto? Porque se están observando casos de FM en pacientes con enfermedades reumatológicas típicas, pero la recomendación es no solicitar de entrada pruebas en busca de anticuerpos (autoinmunidad), ya que esto sigue siendo una de las principales causas de diagnósticos erróneos y más estudios innecesarios. Así que dejemos el diagnóstico en manos de los que saben.

 

Dolor en articulaciones y huesos

Incluye dolores en la espalda. Normalmente las personas fibromiálgicas describen dolor en los músculos, pero llegan a decir que notan el dolor en los huesos y en las articulaciones, sintiendo incluso sensación de inflamación, que no se ha llegado a demostrar en los estudios ni aparece en la exploración médica. Otro ejemplo más de una regulación alterada del dolor.

¿Entiendes ahora por qué no están indicados ciertos tratamientos?

Pero dejo aquí una anotación: una cosa es la inflamación y dolor periférico por daño en los tejidos, donde sí pueden ser útiles los antiinflamatorios, y otra cosa es el dolor articular o en tejidos por alteración en la modulación del dolor por parte del sistema nervioso. Aquí no sirven los antiinflamatorios.

 

Los 18 puntos sensibles

Ya sabéis que uno de los recursos que se han utilizado habitualmente para el diagnóstico de la FM es tener positivos (dolorosos) al menos 11 de los 18 puntos sensibles establecidos para la FM. Al principio esta prueba de los 18 puntos era cardinal para el diagnóstico, pero en las sucesivas revisiones de los criterios de FM según la ACR (Colegio Americano de Reumatología), de 2010 hasta las revisiones de 2016, esto ha cambiado. Esta prueba puede ser un apoyo, pero no es ni de lejos lo que diagnostica la FM. Pero no voy a hablar sobre diagnóstico. Eso se lo dejo a los Reumatólogos que son los que saben del tema.

Esos puntos sensibles de la FM son diferentes de los ya mencionados puntos gatillo miofascilales. Los puntos gatillo irradian a otras estructuras, como ya hemos dicho, y cuando están muy activos no permiten hacer las tareas más simples. En cambio, los puntos sensibles son más bien áreas débiles, sensibles al tacto, como magulladas (según refieren los pacientes). Estas zonas sensibles pueden estar así constantemente todos los días de la vida de un fibromiálgico, aunque existe un porcentaje de personas con periodos libres de dolor (de horas o días).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La cuestión es que si tienes activos esos puntos gatillo, tendrás muchas más zonas dolorosas además de los famosos 18 puntos, por lo que habrá periodos en los que tu cuerpo será como un campo de batalla de zonas y puntos de dolor.

 

Síndrome de piernas inquietas

Este síndrome se caracteriza por sensación de malestar en las piernas. Suele manifestarse en periodos de inactividad y más frecuentemente por la noche, y mejora transitoriamente al mover las piernas, por eso te obliga a moverlas constantemente. No es exclusivo de la FM, es un cuadro no bien conocido, pero se ve frecuentemente en pacientes con FM. Parece que en su mecanismo de acción aparecen tanto alteraciones del sistema nervioso central (SNC) como del periférico (SNP). La alteración más consistente a nivel del SNC, según los estudios, es la reducción de las reservas centrales de hierro.

 

Dolor costocondral

Uno de los síntomas que más llamaron mi atención fue el dolor en los costados o en el pecho (no en las mamas). Si buscas la relación con fibromialgia lo encontrarás como costocondritis. No es grave, pero si no sabes que esto pasa en la fibromialgia, puedes pensar que te está dando un infarto si te ocurre en el lado izquierdo del pecho.

 

Dolor de hombro

Lo menciono aparte porque el hombro es una zona de asiento especial de dolores muy diversos (de la propia articulación y músculos o por alteración de la modulación del dolor), lo que debe alertar al médico en su diagnóstico para saber distinguirlos. El caso es que muchas veces los dolores vienen mezclados. Por eso los resultados de una cirugía también se pueden ver comprometidos.

Cuando concurren problemas en el hombro de tratamiento quirúrgico y dolor por sensibilización central, es muy importante distinguir cuánto dolor se debe más a una cosa que a otra. Por eso es vital que expliques bien cómo es ese dolor a tu médico, pero especialmente si llegas al cirujano, rehabilitador, reumatólogo o anestesista de la unidad del dolor. El tratamiento pude ser muy diferente si sabemos bien de qué se trata. Y a veces, aunque tengas un problema al que se le puede ofrecer cirugía, si la mayor parte de tu dolor no es por el problema para operar, sino por el dolor de sensibilización central, los más recomendable es aparcar la cirugía. Puede obtenerse un mal resultado. Esto es algo delicado, por lo que tendréis que llegar aun consenso tu cirujano y tú.

Un dato: el dolor crónico del hombro comparte mecanismos con la FM (lo veremos más abajo).

 

Calambres, sensación de hormigueo, quemazón en brazos y piernas

Estos síntomas son referidos frecuentemente, sin embargo, a menos que esté presente un trastorno neurológico concurrente, como el síndrome del túnel carpiano o una radiculopatía cervical, una evaluación neurológica detallada o una prueba, generalmente no van a mostrar nada especialmente llamativo.

—–

En resumen estos son los síntomas osteomusculares de la FM. Pueden detallarse otros, pero se engloban dentro de los mencionados.

 

¿Por qué se producen todos estos síntomas?

Bien. Aunque ya hemos dado algunas pinceladas voy a añadir un poco de más ciencia. Puedes ir directamente al tratamiento si no te interesa, pero aquí te explico por qué pasan las cosas en la FM, porque realmente pasan cosas.

Os adelanto que ni en el dolor muscular crónico localizado ni en la FM hay evidencia de degeneración, inflamación o alteración metabólica primaria del músculo, pero sí hay evidencia de cambios en la regulación de la microcirculación intramuscular y del ATP en algunos músculos (¿recuerdas las regiones más afectadas en la FM comentadas más arriba?).

El ATP es una molécula imprescindible para poder abastecer de energía a nuestras células. Son moléculas de gasolina, por así decirlo. Si las células musculares no tienen ATP, no tienen energía y por tanto, se fatigan.

Por tanto, la alteración de las pequeñas arterias y venas en el músculo juegan un papel fundamental en la FM, y estos mismos cambios se aprecian también en el dolor crónico del hombro. Podemos entender ahora por qué el hombro es asiento de dolor de estas caráctersticas como os mencionaba antes.

La conclusión es que estas alteraciones provocan un desequilibrio neuroquímico que da lugar a un error en cómo se percibe el dolor, mediado por un fenómeno de amplificación (alodinia e hiperalgesia).

Para que lo entiendas mejor, el dolor funciona de la siguiente manera:

  • Por un lado el estímulo ( lo que te provoca el dolor) que llega al cuerpo sube por un camino hacia el cerebro, y allí se procesa para ver la respuesta que se le da. No reaccionamos igual ante un golpecito de nada que ante una buena herida que te has hecho con un cuchillo, y también depende de la situación en la que te ocurra. Pues en el caso de la FM, la sensación llega al cerebro amplificada.

  • Por otro lado, lo que ha procesado el cerebro baja hacia la zona implicada para modular el dolor percibido, para darle, por así decirlo, más o menos importancia, y se ha comprobado que la respuesta en la FM es exagerada (dibujo).

 

 

Dibujo. Vias del dolor

 

Tanto una como otra vía están alteradas en la FM. En la primera, se observa aumento de la sustancia P, entre otras, una sustancia que aumenta la sensación de dolor. Por otro lado, en la vía descendente, existe un descenso de la serotonina, noradrenalina, GABA y dopamina, entre otras, que son sustancias implicadas en la inhibición del dolor y el bienestar. Esto no sólo afecta al dolor, sino también a las alteraciones de sueño, la fatiga y del estado de ánimo.

A esto se le suma una disminución del número de receptores opiodes del dolor (receptores que tenemos en el cuerpo para estas sustancias, que calman el dolor). Esto puede explicar por qué son poco efectivos los mórficos (morfina y derivados) en la FM.

Y ya os mencioné antes por qué pasaba algo parecido con los antiinflamatorios que con los mórficos en cuanto a poca o nula respuesta.

 

Es por todo esto por lo que si tienes FM, las pastillas no siempre van a poder a ayudarte como en un dolor osteomuscular habitual.

 

 

Vamos llegando a lo que interesa: tratamiento para la FM

La fibromialgia (FM) se está convirtiendo en una condición más manejable, no solo por el uso actual de una terapia farmacológica más racional y basada en la evidencia, sino también por el creciente reconocimiento de que el enfoque de la terapia debe ir más allá del dolor, como la fatiga, las alteraciones del sueño y demás alteraciones que también limitan tu vida.

 

Recuerda: fibromialgia no es sólo dolor osteomuscular generalizado

 

La FDA, que es la Administración de Drogas (fármacos, pastillas) y Alimentos, (los que mandan y dan los permisos para poder recetar medicamentos o poder comprar alimentos de manera legal), consideran tres medicamentos principales aprobados para el uso en la FM: la pregabalina, la duloxetina y el milnacipran, y el uso de medicamentos adicionales  como tramadol, que aunque es un opiáceo tiene su función en el manejo de dolor en la FM y en el dolor crónico.

 

Por definición, ninguna cirugía o medicamento curará ninguna enfermedad crónica, incluida la FM, y los tratamientos para estas afecciones son continuos y duran toda la vida.

 

Es por eso que prefiero no centrarme mucho en los fármacos. Pueden ser útiles pero para mi no son lo prioritario, y ningún fármaco tomado de por vida puede traer algo bueno para tu cuerpo. Por supuesto debe entenderse que no hablo de fármacos esenciales, como la insulina o similares, sin los que la persona simplemente no podría seguir viviendo si no se los administrara. Hablo más bien de analgésicos e incluso de otros en el punto de mira. Pero recuerda que, aunque fundamentada, esta es sólo mi opinión.

Por supuesto puedes tomarlos cuando los necesites, según te indique tu médico, pero eso sí: tener expectativas realistas sobre la cantidad de alivio posible de los medicamentos (generalmente 30 a 50%) es importante para aprender a enfrentar una nueva realidad de estilo de vida y para que mejores. Siento decirte que no existe la pastilla milagrosa que te la tomas y te cura.

Lo que se ha visto es que un programa de tratamiento biopsicosocial (tratamiento que abarca todos los aspectos personales, sociales y culturales de la persona) ha demostrado ser el mejor enfoque para recuperar una calidad de vida óptima cuando se vive con FM.

¿Cómo se lleva a cabo?

Tratando la FM en su conjunto:

  • Ayudándote a reducir los síntomas

  • Realizando actividad física

  • Ayudándote en tus capacidades para que puedas realizar las actividades de tu vida diaria.

¿Cómo lo hacemos exactamente?

Pues mediante un enfoque multidisciplinar donde participen médicos, fisioterapeutas, psicólogos, terapeutas ocupacionales, nutricionistas, etc.

El tratamiento de la fibromialgia no está hecho para un solo profesional pero también sabemos que, de momento, nuestro sistema sanitario no está bien preparado para el tratamiento multidisciplinar de la FM. Por tanto, tendrá que ser tu médico quien inicie este proceso dentro de sus limitaciones, empezando por una sospecha diagnóstica y remitiendo a los diferentes especialistas y profesionales de la salud a su alcance. También puedes recurrir a profesionales con actividad privada que sepan manejar la FM.

 

Vamos al grano: cómo manejar los síntomas en la FM

Después de un diagnóstico correcto de FM, una terapia inicial podría ser esta:

  1. Educación en tu dolor, para conocerlo y saber cómo atacarlo.

  2. Control de los problemas de sueño, del ánimo y fatiga, con medidas no farmacológicas en principio, que pueden ir desde cambios en la alimentación, terapias cuerpo-mente, o mediante algún tratamiento en concreto en casos de síndrome de apnea del sueño o síndrome de piernas inquietas.

  3. Programa de actividad física que incluya ejercicio aeróbico, estiramientos y ejercicios de fuerza y resistencia, adaptados.

  4. Si de entrada es recomendable algún fármaco, se recomienda sólo utilizar uno de los fármacos aprobados por la FDA

(EULAR . Aquí encontrarás información extra)

El tratamiento debe ser individualizado. Cada persona puede necesitar cosas diferentes. Pero recuerda:

 

Si este tratamiento inicial no ha sido suficiente, tu médico puede recetarte alguna combinación de los fármacos aprobados por la FDA.

Estos fármacos no tienen que tomarse necesariamente de por vida, ya que si eres capaz de conocer cómo funciona tu enfermedad, adaptarte a una actividad física que te siente bien, y controlar tu dolor con la ayuda de tu fisioterapeuta, el ejercicio y puntualmente con los analgésicos que funcionan, la retirada de los fármacos tomados de manera continua, puede hacerse.

Así que si no funcionó el tratamiento inicial, podemos hacer lo siguiente:

 

Tratamiento general del dolor:

  • Mediante analgésicos puntuales y mediante actividad física, tal y como he dicho. Se ha comprobado que la actividad física reduce el dolor por sí misma. También podrías decirme que la propia actividad física te produce dolor. Cierto. En ese caso hay que revisar qué actividad haces y cómo la haces y adaptarla a tu situación actual. Todos los fibromiálgicos no pueden hacer las mismas actividades. Recuerda que el tratamiento debe ser individualizado.

  • En algunos casos se recurre a la toma de antiinflamatorios al principio del programa de ejercicios para que tengas una buena tolerancia al mismo. Conforme tu mente y tu cuerpo se adaptan a la actividad física, no tendrás dolor y, por tanto, no necesitarás los antiinflamatorios.

  • Tu fisioterapeuta puede ayudarte, especialmente con el dolor de los puntos gatillo. Es algo muy agradecido que va a repercutir en que te sientas mejor globalmente, que ya es importante. Se ha dudado sobre si realmente funciona la terapia con masaje. Hay estudios contradictorios. Sin embargo este estudio recomienda los beneficios de la terapia con masaje.

 

Tratamiento de la fatiga y de las alteraciones del sueño.

  • La fatiga es en realidad la mayor queja de los fibromiálgicos, incluso más que el dolor. Se ha visto que la mejor estrategia para su mejora a largo plazo es el resultado del control de los problemas del sueño y la participación comprometida en una rehabilitación física (hacer actividad física adaptada a tus necesidades como un hábito en tu vida).

  • En cuanto a las alteraciones del sueño, lo primero es descartar la existencia de síndrome de apnea del sueño y por otro lado, tratar el síndrome de piernas inquietas, que a su vez debe diferenciarse de alteraciones del nervio periférico. Sabemos que el síndrome de piernas inquietas es muy frecuente en la FM y uno de los problemas que más agradecen los pacientes cuando conseguimos mejorarlo. Si habitualmente tienes bajo los niveles de hierro (ferritina), suplementos con hierro oral podrían mejorar este desagradable trastorno. El tratamiento con Dopamina es efectivo en este síndrome, el problema es que todavía no sabemos cuáles son las dosis exactas y el tiempo de tratamiento que mejor dan en el clavo.

  • Otros suplementos como las vitaminas E, C y D pueden mejorar los síntomas cuando los niveles están bajos en el síndrome de piernas inquietas, pero tampoco queda claro si deben administrarse de manera rutinaria.

  • La fatiga también se asocia a las enfermedades de la tiroides. Los problemas de la glándula tiroides son muy comunes en la población general, y es más probable que el paciente tenga FM y una afección de la tiroides. Lo mejor en este caso que te revise un especialista actualizado. El tratamiento con suplementos de hormona tiroidea rara vez ayuda a los síntomas de la FM, especialmente en pacientes con FM que se encuentran justo por encima del límite para trastornos de la tiroides (hipotiroidismo subclínico). Hay que mirar la T3 reversa y valorar al paciente en conjunto. Una dieta adecuada junto con la actividad física pueden mejorar a aquellas personas con FM y problemas en la tiroides.

  • Según este estudio, la relación dosis- respuesta y los efectos a largo plazo de la vitamina B12 y el ácido fólico apoyan una respuesta verdaderamente positiva en el grupo estudiado de pacientes con síndrome de fatiga crónica y fibromialgia. Recomiendan que es importante estar alerta ante la disfunción tiroidea coexistente con FM, porque existe una interferencia entre estas vitaminas y los analgésicos opiodes, de manera que la respuesta fue menor en los que tomaban fármacos opiodes (morfina y derivados).

 

El psicólogo

  • Es uno de los profesionales que más pueden ayudar en las enfermedades crónicas.

  • Será tu guía para conocer tu enfermedad si con los anteriores medios no lo has conseguido (terapia cognitivo-conductual). Aunque los estudios respecto a esta terapia muestran que funciona pero no en todos, sí puede ser un soporte que deberían probar aquellas personas que no respondieron al tratamiento inicial. Además, en este estudio se mostró que es más efectiva a nivel de costes que la combinación de fármacos de primera línea.

  • Te enseñará a afrontar las dificultades que se te presenten, sobre todo si tu pensamiento es más bien negativo o catastrofista.

  • Te darás cuenta con su consejo que es verdad aquel refrán que dice: “las cosas son según el color del cristal con que se miran”.

 

Cambios en tu alimentación y el papel del nutricionista

  • La calidad de vida de las personas mejoran con cambios en su forma de alimentarse. Ya sabes que debes tomar una dieta sana, pero el problema es que el concepto de dieta sana es muy diferente del que nos han trasmitido siempre, desde las propias instituciones sanitarias hasta, por su puesto, la prensa y la televisión. Existe mucho interés por parte de la industria alimentaria.

  • Debes evitar aquellos alimentos que contengan glutamato monosódico, que por otro lado es bastante frecuente verlo en la mayoría de alimentos procesados, dado que aumenta tu dolor (la alodinia y la hiperalgesia).

  • Los que me conocéis, sabéis que apuesto por la comida real, que no es otra cosa que evitar los alimentos procesados en la medida de lo posible. No hay que ser extremistas, se pueden hacer excepciones de manera reglada, pero si estamos hablando de mejorar tu dolor crónico o tu FM (u otras muchas enfermedades crónicas actuales), quizá lo que va a funcionar es ser estricto con esto; al menos notar las diferencias en primera persona cambiando tu alimentación durante un mes sin alimentos con harinas refinadas, azúcar, alimentos procesados y no abusar de otros. Hay muchos estudios que así lo demuestran. Y personalmente os digo que sienta muy bien. El problema es que cuesta hacer esos cambios, a mí la primera, pero poco a poco. Como todo en la vida.

  • Para esta función está el Graduado en Nutrición, profesional que si está actualizado en estos temas te ayudará enormemente en mejorar tu calidad de vida si no sabes cómo hacerlo.

  • Otro papel importante del nutricionista es ayudar a personas con FM que sufran intolerancias alimentarias o enfermedad celiaca, por ejemplo.

 

El profesional de la actividad física

  • Sin duda la actividad física es claramente uno de los elementos que mejoran la FM. El fisioterapeuta puede iniciarte en estos ejercicios que posteriormente debes adoptar como un hábito en tu vida.

  • Desde mi punto de vista, el preparador físico debe actuar como puente entre los profesionales de la salud (médico rehabilitador y fisioterapeuta) y la actividad física que realice el paciente en su día a día en casa o en algún centro de fitness y salud.

  • Debe ser alguien con conocimientos sobre actividad física y salud, para poder adaptar la actividad.

  • No significa que tengas que contratar un preparador físico para curar tu FM, pero si no sabes qué deportes te convienen, ellos son los más indicados.

  • Según los estudios, la FM responde bien al ejercicio aeróbico de baja intensidad, como caminar o bicicleta, a ejercicios en piscina climatizada y a ejercicios de fuerza adaptados. Puedes empezar probando poco a poco.

  • Otras actividades que han mostrado algunos beneficios son el Tai-chi y el yoga.

  • Quiero que recuerdes que habrá días en los que podrás hacer más, otros menos y otros nada. Es así. Pero no te desanimes ni te rindas. Escucha a tu cuerpo y cuando puedas seguir adelante, continúa, no te des por vencida/o.

 

El traumatólogo, cirujano ortopeda, cirujano de columna

  • Tu médico te remitirá al especialista que necesites según tus síntomas, pero como nos hemos centrado en el dolor osteomuscular, es más que probable que un paciente con FM termine algún día en la consulta del traumatólogo/cirujano de columna.

  • Todas las personas con FM tienen dolor en la columna vertebral, ya que forma parte de los criterios diagnósticos, pero tu médico sólo debe remitirte para la evaluación de la columna vertebral cuando los signos neurológicos y los síntomas “graves” son evidentes.

  • Los resultados para la cirugía de la columna vertebral diseñados para eliminar el dolor, cuando se realizan en ausencia de signos neurológicos graves, pueden ser decepcionantes para el paciente.

  • Por lo tanto, la cirugía de columna para “curar” a la mayoría de las personas con FM no suele recomendarse. Una línea de evidencia emergente es la noción de que un grupo de personas con FM tiene compresión posicional de la médula espinal cervical , aunque el tratamiento óptimo de estos pacientes aún no está claro y por supuesto, a mi parecer,  siempre debe ser primero no operar y si hay que operar, que sea en casos de daño neurológico evidente o inminente.

 

Por último, las terapias alternativas en la FM

  • La FM es difícil de tratar con nuestra medicina convencional, por eso los pacientes se frustran y buscan alternativas.

  • Existen varios estudios con resultados contradictorios sobre la eficacia de los diferentes tipos de terapias alternativas, pero me remito al último estudio de calidad realizado en 2015.

  • Según este estudio, el tai-chi, yoga, la meditación y el mindfulness, la hipnosis o imaginación guiada, el biofeedfack-EMG y la balnearioterapia/hidroterapia,  mostraros resultados positivos firmes para la FM. Es decir, que sí funcionan.

  • Sin embargo no se encontró consistencia en el Qi-gong, acupuntura, quiropráctica, biofeedback-EEG y los suplementos nutricionales, lo que quiere decir que funcionan en unos sí y en otros no. Tendremos que esperar a estudios de mayor calidad para saber qué pasa.

  • No pudieron concluir nada sobre la homeopatía y la fitoterapia, así que mi recomendación es que no te ciegues con ellas.

—–

 

Pues este es, por fin, el final de este largo artículo. La FM es un tema tan complejo que ha sido difícil plasmar tanta información sin hacerlo muy complicado. Me he quedado con ganas de afinar más en algunos puntos, pero lo que he expuesto es más que suficiente para tener una noción bastante buena del estado actual de este proceso que atormenta a tantas personas.

No dudaré en añadiros información más adelante sobre suplementos, tipos de ejercicios y otras dudas que se quedan por el camino. Os haré un artículo más práctico y ameno.

Lo que sí quiero es que te quedes con esta realidad:

 

“Un paciente que es activo en el manejo de su fibromialgia es VITAL para que se cure. Las personas pasivas que esperan que su médico es el que les va a curar, sin ellos participar activamente, terminan decepcionadas y el tratamiento no funciona (estudio aquí)”.

 

Si tengo que quedarme con un resumen en puntos de lo que a mi parecer es lo mejor para la FM, sería este:

 

 

Y para que veáis que nunca fueron fáciles algunas cosas, pero que pueden ser posible, os dejo estas frases:

” En la vida no hay nada que temer, sólo que entender” (Marie Curie. Física, química y matemática, ganadora de dos Premios Nobel).

“No estoy aceptando las cosa que no puedo cambiar, estoy cambiando las cosas que no puedo aceptar” (Angela Davis. Activista política).

“Las fuerzas naturales de nuestro interior son las que de verdad curan la enfermedad” (Hipócrates).

…Lo demás es una ayuda.

 

 

Por Dra. Irene Sánchez de MásQuepastillas.com

¡Suscríbete gratis y recibe sin compromiso las notificaciones de mis próximos artículos!

 

 

 

 

 

 

 

 

Suscríbete a MQP ahora !!

2 comentarios

  1. Amiga anestesista 13/10/2018 22:55 - Responder

    Realmente no tenía ni idea de que iba la fibromialgia. Muy interesante y esclarecedor todo lo leído arriba. Una vez más, gracias.

    • Dra. Irene Sánchez 14/10/2018 11:36 - Responder

      Gracias a ti por leerlo.

Deja tu comentario

Usamos cookies para mejorar la experiencia del usuario y para estadísticas del tráfico. Al continuar navegando entendemos que Vd. lo consiente   Estoy de acuerdo