window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-125503861-2'); setTimeout(“ga(‘send’,’event’,’Ajuste de Tasa de Rebote’,’Mas de 25 segundos de permanencia’)”,25000);

Fractura de cadera (I)

//Fractura de cadera (I)

Fractura de cadera (I)

2019-02-08T16:55:03+00:0004/Feb/19|Diagnósticos|2 comentarios

Fractura de cadera (I): no es sólo un hueso roto

La fractura de cadera es un suceso muy frecuente. Se estima que en 2050 habrá más de 6 millones de fracturas de cadera en todo el mundo.

 

Cualquiera de nosotros podría sufrirla

¿Por qué tantas?

  • Porque la esperanza de vida ha aumentado en los últimos años. Vivimos más años pero probablemente somos menos saludables de lo que pensamos.

 

La fractura de cadera de la que hablo hoy es la que ocurre en la edad madura-avanzada. La que te puedes hacer con una caída de lo más tonto o incluso sin caerte.

Es más frecuente conforme más edad se tiene y suele darse entre los 65 y 99 años.

Por tanto, hoy no hablaré de otras fracturas de cadera que suelen ocurrir por otras enfermedades, por accidentes de trafico o caídas y golpes importantes. Estas pueden ocurrir a cualquier edad pero son más frecuentes en gente joven.

 

Tipos de fracturas de cadera

La cadera es la articulación formada por el fémur y la pelvis. Se sitúa a nivel de la ingle, para que te hagas una idea.

La fractura de cadera afecta a la parte alta del fémur y se diferencia en función de la zona por donde se rompe ese hueso y por el grado de desplazamiento de los fragmentos rotos.

Evidentemente, el hecho de distinguir la zona por dónde se rompe tiene mucho más valor que sólo conocer este dato.

El tipo de tratamiento depende de la zona por la que se rompe el fémur y del grado de desplazamiento de la fractura

La cadera puede fracturarse dentro de la cápsula articular (bolsita que recubre la articulación) o por fuera. Eso divide a las fracturas en:

 

  • INTRACAPSULARES. En esta zona es donde se concentran las arterias que dan nutrición a la cabeza femoral. Cuando la fractura ocurre aquí, el riesgo de que el hueso no pegue es muy alto. Y si está desplazada no pegará jamás. Por tanto, la cabeza femoral morirá y estarás muy comprometido para volver a caminar. Sólo se salvan unas pocas no desplazadas o con un mínimo desplazamiento.

 

  • EXTRACAPSULARES. En estas el hueso puede pegar solo, pero tarda mucho tiempo. Esto supone un encamamiento prolongado de la persona que la sufre. Inevitablemente conlleva problemas muy graves e incluso puede ocasionar la muerte. Además, duele, y el hueso suele pegar torcido. Volver a caminar será difícil.

 

 

Con esta información podéis deducir que el objetivo de tratamiento es poner en marcha cuanto antes a la persona con fractura de cadera, evitar el encamamiento y fijar la fractura para evitar dolor, problemas asociados e incluso la muerte. Por lo que,

El tratamiento de elección de la fractura de cadera es la CIRUGÍA

El tipo de fractura también nos condiciona el tipo de cirugía. En líneas generales, las fracturas de cadera se solucionan colocando un clavo, un tornillo-placa o una prótesis que sustituye a la cabeza femoral. La elección de un sistema u otro depende de la zona por la que se haya roto el hueso.

No todas las personas son candidatas a cirugía (muy pocas no lo son). Pero los detalles sobre la cirugía los trataremos más adelante.

 

Factores de riesgo. Lo más importante que debes saber para evitar la fractura de cadera

Los factores de riesgo más importantes para que sufras una fractura de cadera en la edad madura-avanzada son dos:

  • La osteoporosis

  • Las caídas

En estos momentos pensarás que son dos cosas inevitables que nos pasan con la edad y que no podemos eliminar sin más. Pues te diré que sí pero no.

La osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad en la que se pierde masa ósea. Los huesos se vuelven más débiles y aumenta el riesgo de fractura.

La fractura de cadera es una fractura debida a un hueso frágil. Es una manifestación de la osteoporosis

Por si no ha quedado claro: la fractura de cadera es una fractura osteoporótica. Quienes la sufren tienen OSTEOPOROSIS.

La osteoporosis se asocia a varias causas, pero no pierdas de vista el siguiente dato,

Si eres una persona muy delgada (IMC<22)*estás en riesgo de sufrir una fractura de cadera

Por tanto, estar muy delgado favorece que te rompas los huesos como la cadera. Algo muy serio.

No hay que estar obeso porque favorece muchas enfermedades, pero tampoco muy delgado por el mismo motivo. Curiosamente está mejor visto socialmente lo segundo.

Otro dato,

La persona que ha tenido una fractura de cadera por fragilidad del hueso tienen mayor riesgo de sufrir una segunda fractura.

Este riesgo es mayor cuanto mayor y más activa es la persona

 

Las caídas

Se estima que entre el 30 y 60% de las personas mayores sufren caídas cada año y que aproximadamente el 90% de las fracturas de cadera se deben a caídas tontas o simples, desde la propia altura de la persona (estudio)

Las fracturas son más frecuentes en las mujeres porque la osteoporosis nos ataca más. Con la menopausia viene el descenso de nuestras hormonas. Con este descenso perdemos capacidad de mantener nuestra densidad ósea, por lo que nuestros huesos se vuelven más frágiles a partir de la menopausia. Con cualquier caída tonta podemos tener una fractura de cadera a partir de la menopausia. Pero la osteoporosis también afecta a los hombres y por tanto, también las caídas.

Las caídas son más frecuentes con la edad porque con los años perdemos músculo y perdemos elasticidad articular. Se pierde, pero podríamos reducir esa pérdida tan brusca con ejercicios sencillos.

Puedes pensar que me equivoco porque seguramente tu abuelo y el abuelo de tu vecina o tu padre eran personas muy activas en su juventud y a todos se les ha roto la cadera con la caída más tonta.

La respuesta es que debemos considerar otros factores y enfermedades que influyen en las caídas y que aumentan el riesgo de fractura de cadera.

 

Otros factores que aumentan el riesgo de fractura de cadera

 

  1. Estado socioeconómico bajo. El nivel socioeconómico bajo se asocia a varias enfermedades. La soledad y ciertas condiciones de mala calidad de vida favorecen situaciones como las fracturas de cadera.

  1. Enfermedad cardiovascular. Algunas enfermedades cardiovasculares favorecen la torpeza y el cansancio cuando se camina. Cualquier tropiezo o decaimiento puede desembocar en una fractura de cadera.

  1. Enfermedad endocrina como la Diabetes y el Hipertiroidismo. El pie diabético es el resultado de un daño crónico de una diabetes mal controlada. Hay varios estadios y al principio la mayoría de las personas no son conscientes de tener ni siquiera diabetes.

Este daño provoca que se pierda la sensibilidad en los pies, de modo que es muy fácil tropezar y darse golpes sin que te des cuenta.

 

  1. Debilidad ósea. Por el motivo que sea. No precisa comentarios.

  1. Problemas en la marcha. Hay personas que tienen diabetes, pero otras sólo tienen callosidades en los pies, metatarsalgias o pies planos y un patrón de la marcha alterado. Algunas cosas tan banales como un callo en el pie pueden provocar en la persona mayor una forma de caminar alterada por evitación del dolor. Esto puede facilitar las caídas y las fracturas.

 

  1. Problemas en la vista. Siempre hemos pensado que las personas mayores se vuelven torpes por la edad como algo inevitable. Pues resulta que muchas veces se caen sólo porque no ven bien.

 

Una simple catarata en los ojos puede tener un desenlace fatal. Es mejor operarte de cataratas que de una cadera fracturada.

En la primera corres pocos riesgos, en la segunda podrías hasta morir. Así que revísate.

 

  1. Enfermedades neuromusculares, como distrofias, Parkinson, ELA…Estas enfermedades se caracterizan por debilidad muscular progresiva. Las caídas forman parte de su evolución.

  1. Fármacos. Hay muchos fármacos que descienden nuestro nivel de conciencia, como los que se toman para ayudar a dormir, para la ansiedad, los antidepresivos, los analgésicos potentes, como la morfina, y otros fármacos que son más polémicos, como la simvastatina (fármaco para el colesterol).

Hace tiempo que dejé de recetar opiáceos en el dolor crónico. Al menos en el que yo trato, el dolor crónico inespecífico de espalda.

Mientras Estados Unidos empezaba a despertar de lo que se conoce como “La crisis de los opioides” por aquí nos vendían estos fármacos como algo seguro que podía administrarse a cualquiera. Sin duda se podía prescribir a cualquiera, per sólo hemos conseguido tener a un número considerable de personas con un tratamiento crónico de un fármaco que a mi parecer debe ser sólo de uso puntual.

 

Ahora esas personas no saben vivir sin el fármaco, pero tampoco han eliminado su dolor de espalda. ¿Sabes por qué? Porque los fármacos no curan los dolores crónicos inespecíficos de la espalda. Los mórficos bajan tu nivel de consciencia, lo que puede favorecer las caídas.

 

Por otro lado, la simvastatina en uso crónico genera dolores musculares y fatiga. Misma consecuencia: torpeza y caídas.

 

Los glucocorticoides favorecen la osteoporosis, por eso siempre se recomiendan en tandas cortas de tiempo. Pero si padeces una enfermedad que te obliga a la toma continuada de los mismos, no te tortures.

¿Quiero decir que estos fármacos son malignos?¿Que dejes de tomarlos? Lo que quiero decir es que antes de recurrir a fármacos de uso crónico o durante la toma de los mismos si son inevitables, pongas en marcha otras medidas no farmacológicas (no pastillas) que en muchos casos pueden hacer que no necesites tomarlos más o reducir la dosis de los mismos. Tu organismo te lo agradecerá. Serás más activo, menos torpe, con menos riesgo de caídas y más saludable.

En algunos casos será más fácil de aplicar esta regla y en otros más difícil, pero siempre se puede mejorar.

 

¿Cómo podemos reducir el riesgo de fractura de cadera?

La fractura de cadera se asocia con un alto índice de mortalidad. En el mejor de los casos tu calidad de vida queda comprometida y para algunos, no volver a caminar es el fin, pese a la cirugía.

Es motivo más que suficiente para que pensemos en cómo reducir nuestro riesgo de padecerla. Nos centraremos en los factores de riesgo principales.

Los factores de riesgo asociados a la osteoporosis son:

  • Edad avanzada

  • Fractura previa

  • Terapia con glucocorticoides

  • Bajo peso.

  • Historia familiar (padres) de fractura de cadera

  • Tabaco

  • Excesivo consumo de alcohol

  • Artritis reumatoide e inflamación sistémica en general

  • Otros: menopausia prematura, malabsorción intestinal, enfermedades del hígado, etc.

Los factores hereditarios o asociados a condicionantes genéticos no los podemos cambiar. Pero sí podemos implementar cambios en nuestro estilo de vida.

La actividad física y una alimentación correcta son la base de la prevención y el tratamiento de la osteoporosis

 

Recomendaciones sobre el tipo de actividad física en la prevención de fractura de cadera osteoporótica

 

Se recomienda hacer ejercicio al menos 3 veces por semana, entre 30 y 40 minutos. Esto ha demostrado en los estudios la reducción del riesgo de fractura de cadera en mujeres de postmenopáusicas de edad avanzada.

Además, la actividad física mejora la calidad de nuestros huesos antes y después de la menopausia.

Mejor moverse como sea que no hacer nada, pero hay ciertos ejercicios que hacen nuestros huesos más fuertes y que reducen la posibilidad de fractura de cadera.

El tipo de ejercicio más efectivo para fortalecer nuestra cadera en este grupo de edad es el ejercicio con pesos no muy grandes pero de fuerza y resistencia. Mucho mejor con diferencia que irte a andar (estudio)

No es que vayas a aumentar enormemente la densidad de tu hueso, pero aumentas tu musculatura y reduces de manera global el riesgo de fracturas.

Pero si no me crees, observa a esta jovenzuela (video). Es Ruth Bader, la jueza más veterana de la Corte Suprema de Estados Unidos. 85 añitos.

Recomendaciones sobre la dieta

  • Elimina el exceso de café, alcohol y toma en general una dieta basada en carnes, pescados, verduras y huevos.

  • Existen estudios que discrepan sobre si es mejor el consumo elevado de proteína en tu alimentación. Sin duda la ingesta elevada de proteína reduce el riesgo de fractura de cadera pero otros estudios hablan de que este tipo de alimentación favorece la eliminación de calcio, por eso todavía hay profesionales con temor a recomendar las proteínas.

  • Para mi el problemas es que se ha centrado el tema de la osteoporosis y los huesos fuertes sólo en el CALCIO, y EN EL METABOLISMO DEL HUESO ACTÚAN MÁS MINERALES ADEMÁS DEL CALCIO. Por lo que hay que valorar el balance general que produce en tus huesos una alimentación rica en proteínas y no sólo el hecho de que elimine más calcio. Es posible que esté compensado.

  • Si además tomas alimentos ricos en minerales, como el calcio y el magnesio, por ejemplo, no debes preocuparte en exceso.

  • La enfermedad celiaca es de las que más contribuye a la pérdida de hueso. Se ha comprobado que una alimentación libre de gluten mejora la densidad de tus huesos y los hace más fuertes si eres o no celiaco. Por tanto, reduce en lo posible el consumo de harinas (estudio)

  • Si padeces una enfermedad inflamatoria crónica, una buena alimentación, y la ayuda de probióticos, es fundamental.

  • La inflamación de bajo grado puede padecerla cualquiera y esta se beneficia de todo lo comentado anteriormente.

 

Vitamina D

Supongo que te estás preguntando por la vitamina D. Sobre ella hablaré en un artículo especial sobre la osteoporosis.

La vitamina D es fundamental para nuestra salud, no sólo la de nuestros huesos

Últimamente parece existir una epidemia en la que casi todo el mundo tiene déficit de vitamina D. En mi opinión es posible que los niveles que tenemos como referencia haya que revisarlos.

Pero si tienes niveles muy bajos de vitamina D es recomendable tomar un suplemento.

A mi personalmente no me gusta abusar de suplementos porque

  • Pienso que estamos diseñados para no tener que depender de por vida de la toma continuada de algo extra (salvo enfermedades o circunstancias especiales, como la cirugía radical del tiroides, por ejemplo).

  • Puede conseguirse con una toma adecuada de alimentos ricos en Vitamina D y K2 (también importante en la salud del hueso) y TOMANDO EL SOL. Fundamental lo de tomar el sol a diario.

  • No funciona lo de basar un déficit en la toma de suplementos o fármacos aislados sin cambiar otros aspectos de la vida, como el ejercicio, el peso o la alimentación.

  • Lo que no quiere decir que en déficits constatados de vitamina D no haya que suplementar.

Recomendaciones sobre las caídas

  • La actividad física reduce el riesgo de caídas. Nos hace más ágiles y fuertes (estudio, estudio)

  • Se ha comprobado que los siguientes reducen el riesgo de caídas:

  1. Ejercicios posturales, de equilibrio y de mejora de la marcha

  2. Ejercicio de fuerza (ver apartado anterior)

  3. Ejercicios como el Tai-chi o el baile

  4. Aerobic

Siempre adaptados a la persona.

  • Revisar los pies si tienes diabetes, callosidades o dolor de otro tipo. Una simple plantilla y calzado con puntera elevada y no plana puede salvarte la vida.

  • Revisar la medicación que favorece caídas. Suspenderla si es posible o facilitar protectores de cadera a las personas con riesgo y medicación permanente.

Conclusión:

La fractura de cadera no es sólo un hueso roto. Puede llevarnos a la muerte

 

Así que apuesta por los cambios en tu estilo de vida. La alimentación y la actividad física. Recuerda, la actividad física no es un hobby, no es una actividad extra.

 

La actividad física y la nutrición son la mejor medicina que existen y existirán jamás

Ya sé que cuesta, pero empieza. Poco a poco. Así estamos todos.

 

 

Seguiremos hablando de la fractura de cadera.

*IMC. Es el Indice de Masa Corporal. No es el mejor indicador pero es el que actualmente se usa como referencia para hablar del peso.

 

Por Dra. Irene  Sánchez de MásQuePastillas

¡Únete a nuestra comunidad y recibe gratis las notificaciones de mis próximas publicaciones!

 

 

2 comentarios

  1. Samuel 11/02/2019 20:46 - Responder

    Enhorabuena de nuevo!!!
    Sin duda la prevención es la mejor opción. El Tai Chi y el Chi Kung son dos opciones fantásticas dado que se realiza ejercicio físico a la par que se entrena el equilibrio, fundamental para evitar caídas!!!!

    • Dra. Irene Sánchez 11/02/2019 23:01 - Responder

      Exacto.
      Gracias de nuevo.

Deja tu comentario

Usamos cookies para mejorar la experiencia del usuario y para estadísticas del tráfico. Al continuar navegando entendemos que Vd. lo consiente   Estoy de acuerdo