window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-125503861-2'); setTimeout(“ga(‘send’,’event’,’Ajuste de Tasa de Rebote’,’Mas de 25 segundos de permanencia’)”,25000);

Cuando el dolor no te deja dormir

/, Dolor de espalda, Fibromialgia/Cuando el dolor no te deja dormir

Cuando el dolor no te deja dormir

Cuando tu dolor no te deja dormir

 

¿Sabías que el dolor crónico puede dar insomnio?

Si padeces dolor crónico o conoces a alguien cercano que lo padezca sabes de lo que te estoy hablando.

Recuerda que el dolor crónico es aquel dolor debilitante que padeces durante 3 meses o más.

3 meses o más.

Créeme que la mayoría de las personas que pasan por mi consulta de la espalda llegan con un dolor de más de 3 meses.

El insomnio es muy frecuente en las personas con dolor crónico.

Problema.

Que si no se trata, el insomnio se convierte en una barrera para la curación o el control del dolor crónico.

El dato:

Las personas con dolor de espalda crónico tienen 18 veces más probabilidades de experimentar insomnio que las personas sin dolor de espalda crónico (estudio).

 

De hecho el insomnio está estrechamente relacionado con la gravedad del dolor en las personas con dolor lumbar crónico.

 

¿Y sabes quién más se ve afectado por el insomnio?

Los que han sufrido un “latigazo cervical” (esguince cervical).

Tienen problemas de insomnio del tipo “no puedo dormirme” y “no puedo mantener el sueño”. De los dos.

Estos problemas están relacionados con trastornos cognitivos como la reducción de la velocidad de procesamiento de la información (estudio).

Digamos que tras el latigazo han sufrido una alteración en sus sistema nervioso que les hace “más lentos a la hora de trabajar con sus pensamientos”. Su cerebro funciona como a cámara lenta.

 

A estas alturas no hace falta que te diga que la fibromialgia, la fatiga crónica o cualquier dolor crónico puede acarrearte problemas de sueño, ¿no?

 

Cuando tenemos dolor nos cuesta mucho dormir. Pero, ¿cómo afecta dormir mal a tu dolor?

Según este estudio, cuando no duermes aparecen fallos neuronales en el cerebro que pueden intensificar y prolongar la agonía de la enfermedad y las lesiones.

 

Fuente:https://neurosciencenews.com/sleep-pain-10648/?fbclid=IwAR29ljMhuKnxF7NSgtZbXHNkawVJXGO1cahkIt_A4IkETxW81DIDGGdxFYo

 

No solo el dolor crónico provoca insomnio sino que el insomnio puede provocar dolor. 

Como lo oyes.

El insomnio puede tener una relación bidireccional con el dolor crónico.

Tanto monta, monta tanto.

De modo que actúa como precipitante del dolor (favorece que aparezca) y hace que se mantenga ese dolor (estudio).

 

Eso está muy bien saberlo.

Pero ¿qué hace que el insomnio esté relacionado con el dolor crónico?

El insomnio está relacionado con un mecanismo de sensibilización central, donde la ansiedad y el estrés son característicos.

 

Si recuerdas, la sensibilización central se caracteriza porque ciertas neuronas de nuestro sistema nervioso se vuelven hipersensibles ante un daño o trauma, no necesariamente físico, provocando dolor espontáneo y persistente incluso con estímulos que no son dolorosos.

Ese dolor se mantiene en el tiempo incluso después de desaparecer el estímulo que lo provocó. Este síndrome engloba comúnmente a enfermedades como la fibromialgia o la fatiga crónica. Tienen en común una alteración neurohormonal vehiculada por el sistema nervioso, de modo que el estímulo que provoca el dolor es mal entendido y genera una respuesta exagerada o inapropiada.

Al final, el mecanismo consiste en que algo empieza a fallar en el coco. Pero no por que estés loco sino porque tu cerebro se ha entrenado así. Así de mal.

Por ejemplo, voy a hablarte de sustancias que tenemos en nuestro cerebro relacionadas con esto (estudio). Alguna de ellas te sonará:

 

  1. La Dopamina desempeña un papel fundamental tanto en la regulación del sueño como en el control del dolor a través de las sustancias internas que nosotros producimos (analgésicos de fabricación propia). Por lo tanto, la menor disponibilidad de dopamina puede explicar tanto los trastornos del sueño como el mal control del dolor en personas con dolor crónico.

 

  1. La Serotonina también está implicada en los mecanismos que regulan de manera compartida el dolor y el sueño. La serotonina es fundamental para que nuestros analgésicos o calmantes de fabricación propia bajen del cerebro a donde haga falta para que no sientas dolor.

 

La serotonina es como un director de orquesta que controla el dolor y el ritmo circadiano (el reloj interno que nos dice cuándo tenemos sueño, hambre, etc., etc.).

 

Como imaginarás, la disfunción serotoninérgica puede dar lugar a alteraciones del ritmo circadiano, alterar el equilibrio del sueño y la vigilia y el mecanismo calmante del dolor de nuestro propio cerebro.

 

Las vías de nuestro cerebro relacionadas con la morfina también se alteran.

Puedes pensar que la morfina da sueño y si administramos morfina para el dolor a estos pacientes, matarán dos pájaros de un tiro: calmarán su dolor y dormirán.

Pues no es así.

La morfina disminuye la cantidad total de sueño porque inhibe la rapidez con las que se activan las neuronas que encienden el piloto del sueño en ratas (estudio).

 

En resumen, si alteramos el trabajo de estas sustancias empiezan a hacerlo todo mal y se va todo al garete. Y este caos puede ser lo que origine o mantenga esa sensibilización central de la que te hablaba.

 

Pero la pregunta es ¿por qué se va todo al garete y empieza a funcionar mal?¿Qué hace que se produzca esa sensibilización central?

Ahí está el “quid de la cuestión”. Hay que saber qué ha provocado ese desbarajuste en tu caso.

 

En conjunto, la privación del sueño hace que tu cerebro se inflame. Pero no es una inflamación como la que te ocurre en la rodilla tras un golpe. Si fuera así nos estallaría la cabeza.

 

Se trata de una inflamación de bajo grado mediada por la glía (el sitio donde viven las neuronas) y que conduce a una mayor sensibilidad al dolor.

De nuevo un problema. Al tratarse de una inflamación de bajo grado no la percibimos como la de la rodilla tras el golpe.

Si tienes una rodilla muy hinchada tras un golpe seguro que inmediatamente te pones un vendaje, la dejas en reposo e incluso le pones frío.

Es decir, ves las señales que te avisan y pones remedio.

Cuando hay inflamación de bajo grado hay que saber interpretar las señales. No son tan claras.

Es normal que el tratamiento tarde en llegar o no sea el correcto si no entendemos este concepto.

Pero no acaba todo ahí.

 

El estrés, el insomnio y el dolor crónico

 El estrés y el sueño están constantemente interconectados.

Los niveles de ansiedad y la gravedad del insomnio están fuertemente relacionados en personas con dolor lumbar crónico y dolor crónico en general (estudio).

El estrés en la vida diaria (por ejemplo, las preocupaciones sobre la carga de trabajo, etc.) puede tener un impacto negativo en el sueño.

Y la ansiedad por la salud también se ha descrito como un factor importante de la gravedad del insomnio.

 

La ansiedad por la salud se refiere a un tipo específico de ansiedad que se caracteriza por preocupaciones excesivas sobre la salud.

 

¿Eres de esas personas que creen constantemente que te pasa algo malo y que vas a morirte o a quedarte tocado pese a que nada apunta a que eso sea cierto?

Este tipo de ansiedad puede hacer que se agrave o incluso hacer que aparezca el insomnio al tenerte en un estado de alerta constante.

Lo hace modificando tus pensamiento o tu forma de procesar las cosas, como estar excesivamente pendiente de todo lo que puede ser una amenaza para ti y pensar que esas cosas, que a lo mejor no lo son, son malas para ti.

 

———

En los párrafos anteriores te he explicado cómo el estrés puede afectar el sueño.

Pero ¿sabes qué pasa?

Que el sueño mismo puede se un factor de estrés.

Las personas con insomnio a menudo están muy atemorizadas cuando llega la hora de acostarse y tienen ansiedad porque anticipan que no van a dormir bien.

En fin.

La pescadilla que se muerde la cola.

————-

 

Suelo ver a mucha gente con dolor crónico. Más de lo que me espero a veces en un día. Y no mola.

Sus comentarios se repiten como un mantra en todos ellos:

“Me duele, me canso y no duermo. No sirvo para nada y la gente piensa que es mentira”.

Comencé a buscar y empezaron a salir estudios.

Y en eso estamos.

https://academic.oup.com/ptj/article/98/5/325/4841863. Características del insomnio en el dolor crónico.

 

Lo primero que debes hacer

Si tienes dolor crónico (fibromialgia, dolor de espalda, de hombro, etc., de más de 3 meses) y problemas de sueño, necesitas un diagnóstico correcto de insomnio:

 

  1. Para que confirme que no es un problema de sueño por otras enfermedades no relacionadas con el dolor, como una Apnea del sueño, por ejemplo.

  1. Para descartar circunstancias concretas que pueden alterar tu sueño, como el trabajo a turnos.

 

Bien. Tu médico ha comprobado estas cosas. Incluso te ha derivado para un estudio del sueño.

Todo está bien. No hay enfermedades propias del sueño.

Ahora hay que confirmar que esa alteración del sueño que tienes se corresponde con un verdadero insomnio asociado a tu dolor.

 

El insomnio en adultos se define como aquel en el que tardas más de 30 minutos en dormirte y/ o en el que estás 30 minutos despiertos después de haberte dormido. Eso debe ocurrir durante más de 3 días a la semana y más de 3 meses. (estudio).

——-

Pero a pesar de que se conoce cada vez mejor que el insomnio convive en personas con dolor crónico, muchos programas de tratamiento del dolor proponen poco más que unas pastillas.

Unos calmantes para el dolor y después…más pastillas: sedantes para el insomnio. Fin.

 

 

¿Es malo usar pastillas para el insomnio?

El problemas es que las pastillas que se usan para tratar el dolor no funcionan para tratar el insomnio (estudio).

Y la “gracia” es que algunas de las pastillas usadas para tratar el dolor osteomuscular (como los antiinflamatorios) pueden alterar el sueño (estudio).

Muy gracioso ¿verdad?

Además. Por lógica si se trata de un dolor crónico los tratamientos durarán mucho tiempo. La posible dependencia a los sedantes para dormir sobrevuela nuestras cabezas siempre.

Tristemente no sería la primera, ni la segunda, ni la décima vez que veo a una señora de mediana edad que me dice que no puede vivir sin sus pastillas para dormir… aunque no le funcionen del todo.

 

Estoy perdido. ¿Qué hago?

No te he contado todo este rollo para ponerte el cuerpo malo y recordarte lo fastidiado que estás.

La buena noticia es que el dolor crónico y sus compañeros de fiesta, como el insomnio, se conocen cada vez mejor. Y eso abre las puertas a mejores tratamientos.

¿Sabes que es la terapia cognitivo conductual (TCC)?

Consiste en técnicas para que aprendas a cambiar los pensamientos, tus creencias y actitudes poco útiles sobre el insomnio y el dolor para que puedas afrontarlos mejor.

Se vive mejor. E incluso me atrevo a decir que es una curación.

Curar es superar tu problema.

La TCC es efectiva para el tratamiento del dolor crónico (estudio).

La TCC se usa ampliamente para el tratamiento del dolor crónico y la depresión y está demostrada con estudios de calidad (estudio) en el dolor lumbar. También en el insomnio y dolor crónico (estudio).

Con esta terapia te enseñan literalmente a cómo manejar tu sueño y tus creencias negativas relacionadas con el dolor y el sueño. Así se hace.

Ya depende de tu caso si necesitas otros tratamientos asociados.

Por último, las personas con dolor crónico tienen más ganas y más iniciativa para participar en más actividad física después de una mejor noche de sueño (estudio).

Por lo que mejorar el sueño en las personas con dolor crónico puede ser una forma de ayudarlas para que realicen más actividad física durante el día.


Si el dolor no te deja dormir y dormir te duele puede que simplemente las pastillas no sean tu solución.

Necesitas un buen asesoramiento y tratamientos más saludables como base de tu recuperación. No solo pastillas.

Créeme que si no abres esa puerta, o no te la abren, no creo que encuentres la cura.

Pero para eso estamos.

Por Dra Irene Sánchez de MasQuePastillas

¡Únete a nuestra comunidad y recibe gratis mi Guía con las 10 recomendaciones que mejorarán tu salud y tu aspecto en 2019! Probado.

 

Suscríbete a MQP ahora !!

4 comentarios

  1. Ana 15/07/2019 21:29 - Responder

    Gracias Irene. Es muy bueno que la gente conozca todas estas relaciones y que existen formas de mejorar e incluso salir de ese círculo vicioso.

    • Totalmente Ana. El dolor crónico lleva siendo mi comedero de coco desde hace mucho tiempo. He pasado de la poca fe a la crisis profesional y pensar en dejarlo todo, hasta el momento actual, en el que ya tengo las piezas más que encajadas.

      Me alegra saber que no me equivocaba.

      Enriquecerme con otros profesionales con mi mismo enfoque me ha resultado muy gratificante.
      Saludos.
      Gracias por sumar.

  2. Una sufridora más 09/08/2019 22:42 - Responder

    Muy acertado el post, lo he compartido en twitter. Ya lo decía mi abuela de pequeña, duérmete que ya mañana te levantarás mejor del dolor y tenía razón.

    El insomnio debido al propio dolor que es el que te despierta, es un problema complejo de resolver, hablo por experiencia. En mi caso la medicación no me lo ha resuelto nunca y no la tomo. Con TCC se puede mejorar perdiéndole el miedo a no dormir, aceptar las noches tal y como vienen al igual que los días, sin obsesionarte por las horas que has dormido, sin perder los nervios por despertarte cada poco tiempo, etc., pero tu cuerpo lo nota, por eso salir del bucle es tan difícil si no hay alivio para lo que te causa dolor. Seguiremos intetándolo como suelo decir con mucha fuerza y paciencia.
    Un abrazo 🤗

    • Dra. Irene Sánchez 10/08/2019 13:09 - Responder

      Muchas gracias por tu comentario.
      Tu experiencia puede ser de gran ayuda para muchos sufridores y para que muchos profesionales de la salud empiecen a entender el alcance que puede llegar a tener el dolor crónico.
      Por supuesto que seguiremos y obtendremos resultados.
      ¡Gracias por sumar!

Deja tu comentario

Usamos cookies para mejorar la experiencia del usuario y para estadísticas del tráfico. Al continuar navegando entendemos que Vd. lo consiente   Estoy de acuerdo