window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-125503861-2'); setTimeout(“ga(‘send’,’event’,’Ajuste de Tasa de Rebote’,’Mas de 25 segundos de permanencia’)”,25000);

Hablemos de cirugía: los juanetes

//Hablemos de cirugía: los juanetes

Hablemos de cirugía: los juanetes

2019-05-28T19:45:46+00:0001/Oct/18|Conoce tu cirugía|2 comentarios

Como ya comentamos en el anterior post  sobre juanetes, cuando tus juanetes no te dejen vivir por dolor o porque no puedas caminar bien pese a haber probado todos los tratamientos no quirúrgicos, entonces debes ser valorado por un cirujano del pie.

La verdad es que tampoco existe una evidencia muy aplastante en cuanto a qué procedimiento quirúrgico es el mejor  y esto es debido, por un lado, a que existen más de 150 procedimientos quirúrgicos diferentes para corregir la deformidad del juanete y, por otro lado, a que los estudios que hay no son de gran calidad y  por tanto, con dudas respecto a que sus resultados puedan aplicarse por igual a todo el mundo (como pasa con otras terapias y disciplinas).

Pero lo que pretendo con este post no es otra cosa que entendáis y que veáis más o menos qué es lo que se suele hacer cuando operamos un juanete.

Pues bien. Si recordamos un pie con juanete tiene un aspecto parecido a éste (dibujo).

Pie con juanete o hallux valgus

 

Si os acordáis, Hallux valgus viene del latín y significa algo así como que el dedo gordo del pie se desvía hacia fuera. También recordamos que otro de los nombres por los que comúnmente se conoce a los juanetes es por Bunion (del griego), que no es más que el bulto que aparece en la base del dedo gordo en los juanetes, justo en la unión del dedo con el resto del pie, a nivel de la articulación llamada metatarsofalángica. Si recordamos bien, es bastante doloroso cuando se irrita por el roce con el calzado. Pues bien, con esto ya tenemos los objetivos fundamentales de la cirugía:

 

  • Corregir la desviación hacia fuera del dedo gordo

  • Eliminar el bunion

 

Evidentemente la corrección puede necesitar ser más agresiva o no en función, por ejemplo, de los grados de desviación que tenga el dedo.

Para ello tenemos varios procedimientos quirúrgicos, pero yo os mostraré, como dije, los habituales. No se trata de daros lecciones de cirugía del pie.

Lo primero que suele realizarse es la buniectomía, que no es otra cosa que eliminar todo el bulto que compone al bunion, primero despegando los tejidos blandos (los que se inflaman) y luego cortando el hueso que sobresale con ayuda de un motor de sierra.

Buniectomía o retirada quirúrgica del bulto.

 

Seguidamente a esto se suele actuar en el hueso que sigue al dedo visible, el metatarsiano del primer dedo (del dedo gordo), y en función de lo grave que sea el juanete se actúa en un sitio u otro del mismo.

Se realizan cortes en el hueso llamados osteotomías, cuya finalidad es alinear el metatarsiano. Aquí os pongo un ejemplo de una de las osteotomías que podemos realizar.

Osteotomía del metatarsiano (existen muchos tipos que se usarán en función de lo que pida la deformidad para ser corregida).

 

La tercera parte es la dirigida a corregir la desviación hacia fuera del dedo gordo. Tendremos que liberar los tejidos blandos como la cápsula articular y el tendón de un pequeño musculito muy potente, justo en esa zona en concreto (dibujo abajo), dado que han perdido su flexibilidad y no permiten que el dedo pueda moverse ni libremente ni contrarresistencia hacia el lado opuesto. Estos gestos quirúrgicos se conocen como capsulotomía y tenotomía.

Capsulotomía y tenotomía, que consisten en cortar acertadamente estas estructuras. Recordad que en los alrededores hay nervios y otras cosas que no hay que cortar. Observa que permite alinear el dedo.

 

Esto permitirá que con un gesto suave pero firme por parte del cirujano, el dedo vuelva a recuperar la posibilidad de volver a su sitio original.

Aún así, como la deformidad es de larga evolución, lo más habitual es que se necesiten realizar unos pequeños cortes en la base de la falange (el huesecito del dedo que está junto al resto del pie), para sustraer mediante una pequeña cuña el hueso “sobrante” que nos permita alinear mejor el dedo.

Osteotomía de la falange.
En concreto es la zona dibujada en rojo. Luego se extrae ese trocito y se pone en contacto hueso cortado con hueso cortado, de modo que se alinea.

 

Si además tu fórmula metatarsal, es decir, la forma de tus dedos por dentro refleja que hay alguno excesivamente largo con respecto al primero (pero en la parte del dedo que está ya en el empeine y no se ve) en ocasiones se realizan unos cortes con una pequeña sustracción de hueso para una composición más acorde con el reparto de las cargas.

Si por ejemplo el segundo dedo es mucho más largo que el primero, es probable que además de las molestias del juanete sufras de callosidades y dolor al caminar justo debajo del segundo dedo, y esto ocurre porque las cargas se reparten mal. Esto no forma parte del juanete, pero puede acompañarlo.

Todos estos procedimientos pueden realizarse de forma abierta, es decir, cortando con bisturí la piel entre 3 y 5 cm y exponiendo tejidos blandos (cápsula, nervios, venas, arterias, músculos, etc.) y hueso, o mediante cirugía percutánea, que quiere decir que se hace a través de pequeños cortes en la piel, normalmente de medio cm o menos, aproximadamente.

Se pueden usar tornillos y/o agujas para mantener el hueso en la posición que deseamos o por el contrario no poner nada y sujetarlo con unas bandas de esparadrapo estratégicamente colocadas que jamás debes quitarte o colocarte tú en casa. Esto último se utiliza en la cirugía percutánea y es muy importante para el éxito de la misma, junto con el hecho de que dejes caer peso en el pie operado ayudado por un tipo especial de zapato, siempre según los tiempos que te indique tu cirujano.

 

Vendaje que coloca el cirujano en quirófano. Cumple una función, no es un simple vendaje. ¡Ni se te ocurra cambiarlo o retirarlo tú mismo! Esto debe hacerlo personal sanitario adiestrado en este tipo de cirugía.

 

 

¿Cómo es el postoperatorio de la cirugía de juanetes?

Depende de la cantidad de procedimientos que hayan sido necesarios realizar. Sí hay que saber que el hueso que hemos cortado necesita unas 6 semanas para que una, pero factores como ser fumador, pueden hacer que el hueso tarde mucho más en unirse. Y esto no sólo pasa en los juanetes. Pasa en todos lo huesos que te operes, incluida la espalda y las fracturas por accidente, lo que quiere decir que el buen resultado de la cirugía en personas fumadoras puede estar comprometido por el simple hecho de fumar.

Pero la recuperación continúa más allá de esas seis semanas, dado que tiene que recuperarse el pie en su conjunto, no sólo el hueso, y adaptarse a la nueva situación. En algunos casos dura entre 6 y 12 meses.

 

¿Cuál es la satisfacción de los pacientes?

Ronda entre el 50-90% y está condicionada por varios factores. La satisfacción se acerca más al 90% conforme los procedimientos quirúrgicos han mejorado.

Por otro lado, es importante advertir a los pacientes que lo habitual es que persista cierto grado de desviación del dedo tras la cirugía. Muchos pacientes creen que el dedo siempre debe salir recto tras la cirugía, y eso no siempre es así, dado que depende de la gravedad de la desviación. No obstante, cierto grado de angulación es aceptable funcionalmente, es decir, que se considera que está bien y va bien.

Lo que no puede ocurrir es que el paciente se decepcione por este hecho si no ha sido informado y piense que la cirugía ha salido mal, y como el poder de lo que uno piensa es tan grande, es posible que incluso crea que no está bien y que le duela incluso más.

Otro error es pensar que una vez que te has operado y te han corregido la deformidad puedes volver a ponerte zapatos de horma estrecha, o tacones. ¡¡ERROR!!. Este es otro grupo de personas insatisfechas que creen que el resultado ha sido negativo. Habrá excepciones como en todo, pero en general no tolerarás muy bien el zapato estrecho tras la cirugía de juanetes.

 

Pues aquí termina este artículo. Con éste y el anterior tienes toda la información necesaria para conocer bien los juanetes, desde por qué aparecen hasta cómo es su cirugía.

 

Mi resumen:

  1. Debes plantearte la cirugía del juanete en casos de mucho dolor e incapacidad, dado que supone realizar modificaciones permanentes en tu pie y recuerda que la finalidad de la misma no es la estética, sino aliviar la discapacidad, es decir, que el pie puede que siga siendo algo feo tras la cirugía. Es normal.

  2. Tras leer este artículo ya sabes que no debes hacerte falsas expectativas en cuanto al uso de zapato estrecho ni de la estética de tus pies tras la operación, como he mencionado. No son esas las intenciones de la cirugía.

  3. Existen más de 150 procedimientos quirúrgicos. Demasiados. Con el tiempo se harán estudios de más calidad que nos permitan conocer cuáles son los mejores, pero por lo pronto, los resultados en general son buenos y satisfactorios.

  4. En definitiva, cuida tus pies, fundamentalmente antes de una cirugía para no llegar a ella, pero por supuesto también después de la misma, para mantener un buen resultado.

 

 

Por Dra. Irene Sánchez de MásQuePastillas.com

¡Suscríbete gratis y recibe sin compromiso las notificaciones de mis próximas publicaciones!

Suscríbete a MQP ahora !!

2 comentarios

  1. Allinone 01/10/2018 23:47 - Responder

    Solamente nos acordamos de los pies cuando nos duelen o cuando es demasiado tarde. Buenos consejos en este blog para no llegar a quirófano. Muchas gracias.

    • Dra. Irene Sánchez 02/10/2018 09:25 - Responder

      Gracias por tu comentario, Allinone.
      Para no llegar a quirófano y algunos por si no te queda más remedio que llegar.
      Un saludo.

Deja tu comentario

Usamos cookies para mejorar la experiencia del usuario y para estadísticas del tráfico. Al continuar navegando entendemos que Vd. lo consiente   Estoy de acuerdo